La colaboradora está dispuesta a dejar ‘Sálvame’ si el programa destapa un polígrafo secreto que grabó hace 15 años sobre la desaparición de Ylenia Carrisi.


Lydia Lozano ha estallado en llanto cuando Jorge Javier Vázquez anunciaba la decisión de la dirección de  ‘Sálvame’ de sacar a la luz un documento con informaciones  comprometidas y muy reveladoras para algunos colaboradores del programa.

Dichas informaciones tenían que ver con un polígrafo que grabó la periodista en el año 2005. En el plató del programa y ante la asistencia de la directiva de Mediaset, la colaboradora protagonizó un polígrafo secreto en el que desvelaba muchos datos en relación a la desaparición de Ylenia Carrisi, la hija de Albano y Romina Power.

«Hemos tenido acceso al poli secreto que se hizo Lydia Lozano para descubrir qué pasó en el caso de Ylenia Carrisi. ¡¡Vemos la grabación en breves momentos!!», anunciaba el espacio de Telecinco. Y es que hace 15 años, Lozano accedió a grabar a puerta cerrada un polígrafo en las instalaciones de Mediaset. El objetivo del mismo era plasmar lo que sucedió realmente sucedió en el caso. Al parecer, lo que allí se vivió fue muy relevante y el programa ha tenido acceso a su testimonio.

«Se firmó que no se podía emitir»

«Se blindaron las puertas. El plató se blindó. No podía entrar nadie en ese poli, que duró un montón de horas. Bajaron todos los de arriba. Se firmó que no se podía emitir. Firmé que nunca se iba a hablar de ese polígrafo. No voy a hablar del tema, pero si sale me iría a mi casa y no vuelvo». Lydia, rota en llanto, amenazaba con abandonar ‘Sálvame’ si se emitían sus declaraciones en aquel polígrafo.

La traición de ‘Sálvame’ a Lydia Lozano

Después de 15 años, Lydia no podía imaginar que la cadena estuviese dispuesta a revelar el contenido del «poli». Una decisión que ella ha asumido como una traición y que, en caso de ser efectiva, motivaría su marcha del programa. «Esta cadena jamás dejará de sorprenderme», comentaba Jorge Javier, quien admitía no saber nada de la existencia de tal polígrafo. El de Badalona también quiso quitar hierro al asunto. «Si ya conoces el programa, seguro que no lo ponen», recordaba a su compañera. «Ponedlo y yo me voy», sentenciaba Lydia.

Sus compañeros bromean con la situación

A pesar de los nervios de Lydia, Kiko Matamoros sacaba punta a la situación. «Si se va ponemos las preguntas y las respuestas», explicaba. Por su parte, Antonio Montero le preguntaba a su compañera: «¿Qué puede haber ahí que te traumatice tanto?».

Ylenia Carrisi, nacida en 1970, era la hija mayor de los cantantes Al Bano y Romina Power. En 1994, durante unas vacaciones en Nueva Orleans, en Estados Unidos, la joven desapareció. En 2005, Lydia Lozano defendió la noticia de que Ylenia seguía viva, lo que provocó un enfrentamiento con Albano, que llegó a denunciarla. En enero de 2013, después de 19 años sin saber su paradero, fue declarada muerta. Las causas de su desaparición aún se desconocen.

Así fueron sus últimas lágrimas en directo

La última vez que vimos a Lydia Lozano llorar en directo fue el pasado mes de abril. Mila Ximénez dedicaba unas emotivas palabras a su compañera, que aún guardaba confinamiento en su casa de Madrid. «Ánimo, Lydiaeres una compañera excelente. Esto no está siendo fácil ni para ti ni para mí. A lo largo de estos once años, entre todos hemos hecho un gran programa. No es fácil. He pasado una noche muy larga. Estoy pensando mucho porque estoy sola en casa y pienso que lo que hemos conseguido en este programa durante 11 años no es casual. Hay un equipo que no ha parado de trabajar», decía la sevillana.

Las palabras de Mila hacían brotar las lágrimas en el rostro de Lydia. Ésta admitía pasarlo mal ante la pandemia y el encierro. «Es una etapa muy dura. Y yo de verdad que cuando he estado mal hablaba con Mila y le intentaba decir: Jo, no sabes cómo es la vuelta. Y lo del herpes de Mila», confesaba. «He hablado con mucha gente que está sola en su casa. A mí me dabais envidia. Me siento una privilegiada porque es muy duro. Escuchas cosas de amigos.. y bueno, en este momento, que te digan que no estás en el mejor momento no es agradable para mí. Lo de Rafa, lo de Kiko. No estoy disfrutando, es doloroso y punto».