Una conocida youtuber revela todos los detalles del concurso: cuánto cobran, cómo fue el casting... "Manos mal que al final no fui", termina diciendo.


Es el fenómeno televisivo del año. La isla de las tentaciones se postula como el nuevo reality de referencia de Mediaset y sus datos de audiencia, más del 20%, lo avalan. Además, genera en las redes sociales acalorados debates sobre las condiciones de los concursantes sobre los que suelen quedar muchas dudas. Dudas que ahora una conocida youtuber, Patrizienta, ha resuelto al narrar vía youtube su experiencia como aspirante a concursante. Pasó todos los castings y solo antes de firmar el contrato decidió dar marcha atrás. «Creo que tomé la mejor decisión. Menos mal que no hemos ido», explica la joven.

Todo comenzó con un email. A Patricia Domínguez, nombre real de la youtuber, la contactaron a través de un correo electrónico ofreciéndole participar en un reality que se emitiría en Mediaset. Solicitó más información y, aunque fueron muy escuetos, desde Cuarzo le pidieron más información sobre su chico, Juanma, porque el reality en cuestión sería en pareja.

Comenzó así un intenso proceso de casting en el que primaba conocer los pormenores de su relación sentimental. «Hicimos un Skype y nos hicieron muchas preguntas. Muchas de ellas eran muy personales. Querían saber cuánto tiempo llevábamos juntos, cuántas veces hacíamos el amor a la semana, por qué habíamos roto nuestras anteriores relaciones, si discutíamos mucho y porqué… Yo estaba cagada porque era mucha información», dice Patrizienta a sus seguidores.

Hasta el momento, la joven se mostraba ilusionada con el proyecto pero no podía esquivar las dudas sobre el mismo. «Es que no nos explicaban qué tipo de reality era. No dijeron que se trataba de convivir con otras parejas en el paraíso y que ya no podían decir más. Eso sí, nos dijeron que iba a ser un programa muy famoso que luego iba a derivar en bolos y que nos iba a reportar mucho dinero. Decían que iba a tener mucha publicidad en programas de Telecinco y que tendríamos que ir a Sálvame«, prosigue Patricia.

A pesar de las reticencias, la pareja decidió acudir a una cita en la calle Gran Vía en la que sería entrevistada por las directoras de casting. Eran principios del mes de abril y, según les habían dicho, el programa se grabaría entre finales de abril y principios de junio. Les hicieron varias preguntas mientras les grababan en vídeo y, Patrizienta, asegura que, curiosamente, ese vídeo es el que sale en el primer programa. Aunque aún no había terminado el casting, ni habían firmado el contrato, los vídeos que se grabaron ese día terminaron siendo emitidos en el programa.

Tras esa prueba grabada en vídeo, cuenta Patrizienta que pidió explicaciones: «Me dijeron que era un programa en el que iban a poner a prueba nuestra relación, pero que no tenía por qué salir mal porque todo dependía de nosotros. Pero yo no me fiaba y aunque me decían que no manipularían los vídeos y que los solteros y solteras eran desconocidos yo no me lo terminaba de creer».

Patricia y su chico, Juanma, practicamente estaban dentro del concurso porque contaban con la aprobación de la productora. Solo quedaba firmar el contrato, pero antes de hacerlo la joven quiso saber las condiciones. «Eran dos meses de grabación a gastos pagados (viajes, dietas, alojamiento…) y hay un sueldo pero que es de unos mil y pico euros. Me pareció una broma. Ganaba más quedándome en casa. Nosotros teníamos que dejar un negocio para ir allí así que no nos compensaba. También nos pidieron un certificado médico y uno de penales», explica la youtuber.

Finalmente, la escasa remuneración unida a la desconfianza que Patrizienta siempre sintió inclinaron la balanza por el no y rechazaron concursar en el reality. No se atrevió a llamar a la productora y les informó de su decisión a través de whatsapp. «Nunca me respondieron», dice.

Antes de terminar de relatar su experiencia arroja un dato revelador: «En septiembre coincidí con José y con Adelina en la noche de las Burbujas y sé que subieron fotos a Instagram. Luego las borraron, creo que porque el programa les obligó a hacerlo».