«Me veo viviendo una nueva vida. Nunca será la misma, pero con muchas cosas todavía por delante», ha afirmado la actriz y presentadora.


Con la fuerza que le imprime siempre desde el cielo Álex LequioAna Obregón ha regresado a un plató de televisión y lo ha hecho de forma muy emotiva. La actriz y presentadora se ha sincerado junto a Anne Igartiburu quien se convertirá en su mejor compañera en las próximas Campanadas. A pesar de que está a punto de cerrar su año más duro, sabe que debe comenzar una nueva vida: «Nunca será la misma, pero con muchas cosas por delante». 

Instagram

Regresaba al trabajo seis meses después del fallecimiento del joven empresario y lo hacía con una sonrisa. «Es el primer día que me despierto y no lloro porque ya es imposible parar…». Una realidad que ha querido compartir con todas aquellas personas que continúan en duelo por un ser querido: «Las lágrimas son sanadoras», recordaba.

Esta entrevista, que se grabó hace unos días con motivo del spot promocional de las próximas campanadas, supuso la vuelta al trabajo de Ana Obregón, un regreso que afrontó con valentía e ilusión. Ha reconocido que nada más levantarse sintió la fuerza que le mandó su hijo. «Ahora está diciendo: ‘Bravo, mamá, trabaja'».

TVE

«Estoy encantada de volver a la vida. Es cómo si hubiera estado viajando 200 años por la Luna y aterrizar en un mundo que no es el mismo, pero es vida», explicaba. Los últimos dos años ha estado completamente volcada en su hijo, pero es hora de empezar a mirar al futuro. «Me veo viviendo una nueva vida. Nunca será la misma, pero con muchas cosas todavía por delante como hija, como hermana, profesionalmente. He hecho un viaje al interior que me ha dado una perspectiva diferente, me he encontrado con mi verdadera alma».

Un corazón roto, pero lleno de amor

También ha querido invitar a la audiencia que despida el año en TVE. «Me hace mucha ilusión que seamos dos mujeres. Creo que es un homenaje a todas las mujeres de España». Explicaba que ese día, los espectadores verán unidas a dos mujeres: «Madres las dos -sigo siendo madre hasta el día que me muera-. Van a ver que las mujeres valemos, tenemos poder, tener corazón, sensibilidad. Van a ver un mensaje de esperanza y mucho amor».

Instagram

Recordaba que cierra un 2020 muy difícil tanto para ella como para muchos españoles. «Desgraciadamente ha sido un año muy difícil para todo el mundo, no solo para mí. Hay 60.000 familias que han perdido a un ser querido por coronavirus y 200.000 que han perdido a alguien por cáncer. Se van a identificar conmigo, si les doy un mensaje de esperanza me doy por satisfecha». Concluía con las siguientes palabras: «Estoy segura de que verán que un corazón aunque esté roto, está lleno de amor».