Los cuatro hijos de Carolina de Mónaco, junto a sus parejas, acudieron al Gran Premio de Fórmula 1 en el Principado de Mónaco y su asistencia se convirtió en toda una pasarela de tendencias que no ha dejado indiferente a nadie. Hoy enfrentamos en estilo a dos de las mujeres mejor vestidas del planeta: Carlota Casiraghi Beatrice Borromeo.

Beatrice Borromeo le hace la competencia a Carlota Casiraghi, vestida de Dior

Empezando por Beatrice Borromeo, -que parece haber hecho acopio del gusto por la moda del resto de las mujeres de la familia real monegasca desde su matrimonio con Pierre Casiraghi-. La periodista ya es catalogada como una de las aristócratas italianas más estilosas y esta vez sorprendió con un sencillo, pero impecable, vestido rojo de Dior; firma de la que es embajadora.

El estilismo de Beatrice fue exquisito. El vestido era de estilo camisero y cuello polo con la parte del cuerpo ajustado hasta la cintura. La falda era evasé, de largo midi, y estaba decorada con tablas. La royal, como casi siempre, se decantó por una coleta desenfadada, además de rematar su look con unas gafas de lujo de la firma L.G.R, salones de tacón destalonados de Dior y bolso Lady D-Joy. Para terminar,  joyas de Buccellati, – marca de la que también es imagen de campaña-. ¡De 10!

Carlota Casiraghi fiel a Chanel con un minivestido de jacquard

A la nieta Grace Kelly la hemos visto crecer ante nuestros ojos y hemos sigo testigo de la evolución estilística que la ha llevado a ser una de nuestras musas. Desde que a finales de 2019 fichara como embajadora oficial de Chanel, su inconfundible gusto por la moda se ha unido a la elegancia innata de la firma para deslumbrar, en cualquier situación.

Y en esta ocasión, se ha dejado ver perfectamente vestida con un impecable -y sencillo – vestido corto de jacquard con el logo de la firma estampado, sin mangas y con bolsillos decorativos. En diseño de la colección Primavera-Verano 2022. No le faltaba ningún detalle.

Un total look sobrio, sin grandes florituras, pero con mucha clase. Añadió unas sandalias de tacón bajo en color negro y bolso vintage a tono el calzado. Todo de la firma francesa. Carlota terminaba el outfit con una gafas de sol con montura roja, casi idénticas a las de Beatrice. ¿El resultado final? Sofisticación en el sentido más puro.