La Marquesa de Griñón ha visitado un bazar para ultimar sus compras navideñas. Te detallamos todo lo que se llevó del chino.


Este miércoles, Tamara Falcó ha demostrado al mundo que no es incompatible ser pija con visitar un chino de barrio. Sí, los ricos también compran en los clásicos bazares. Y es que se puede llevar ropa de alta costura, lucir bolsos y joyas lujosas, vivir en una de las urbanizaciones más exclusivas de Madrid, y, por qué no, arrasar en los chinos. Cuando toca hacer compras navideñas… ¡a nadie le amarga un chollo!

La hija de Isabel Preysler suele acudir a los locales más ‘in’ de la capital, pero por un día ha hecho una excepción y, pensando en el ahorro, ha visitado un establecimiento regentado por personas del país del Sol Naciente para ultimar su tarde de ‘shopping’ en el centro. Allí no ha comprado regalos para sus familiares y la larga ristra de sobrinos de la que presumió ayer en ‘El Hormiguero’, un total de 13: «5 Iglesias, 6 Falcó y 2 Boyer». Lo que ha comprado, y a continuación detallaremos, tiene más bien que ver con el ‘packaging’ y los envoltorios de los obsequios que ha adquirido (en otros establecimientos, por supuesto, para alegría de sus seres queridos).

GTRES

¿Qué ha comprado, entonces, la ‘socialité’? Amante de los detalles, se ha llevado un montón de artículos para embalar y envolver. Léase: 10 rollos de papel de regalo en color plata, varias cintas de color rojo en diferentes anchos, un montón de bolsitas de regalo en papel con estampado de arbolitos de Navidad, varios rollos de cinta adhesiva y otros de cinta adhesiva XL de polipropileno marrón (las que suelen usarse para sellar cajas de mudanza). Con todo este arsenal, Tamara Falcó ha salido de la tienda, adonde ha ido acompañada de una amiga.

GTRES

Lo cierto es que su extensa adquisición corresponde a una de sus grandes pasiones. Porque a la Marquesa de Griñón le chifla todo lo que tiene que ver con la papelería. Una afición que ha heredado de su madre, quien guarda en uno de los armarios de su casa de Puerta de Hierro, en Madrid, una importante colección de papeles. «Mi madre tiene buen papel, tiene un armario entero de papeles, sobres, tarjetas, tacos… es un armario entero y yo tengo un huequecito», revelaba recientemente en el programa de Pablo Motos, donde trabaja como colaboradora.