SEMANA conoce la resolución judicial de la guerra que han mantenido los hijos de Sara Montiel, Zeus y Thais, con el administrador de bienes de su madre.


Desde que Sara Montiel falleció en el año 2013 sus hijos no han dejado de batallar para que se haga justicia y así honrar la memoria de su madre. Ni antes ni después de su muerte bajaron los brazos tras denunciar al que había sido el administrador de sus bienes y su gran amigo, Francisco Fernández Peñalver. El escándalo saltó a los medios de comunicación cuando Sara le denunció hace una década, sin embargo, desde hace más de dos años nada se sabe de esta pesadilla judicial. En 2017, le condenaron a dos años de prisión, una multa de 2.400 euros y una indemnización compensatoria fijada en la cantidad estafada: 344.000 euros más intereses y costas. Después de muchos meses de silencio en los que nada se sabía del final de esta historia, SEMANA te desvela, en exclusiva, qué dinero han podido recuperar los herederos de la actriz y su paso por la cárcel.

Sara Montiel Zeus Thais
Gtres

A pesar de que uno de los objetivos de Zeus y Thais era recuperar al menos parte del dinero de Saritísima, finalmente no ha sido posible. Francisco se declaró insolvente, por lo que no ha hecho frente a la deuda que mantenía con ellos. Si bien en el pasado se procedió a un embargo preventivo sobre un chalet que poseía a las afueras de Madrid, en la cola había más personas con las que saldar deudas, como es el caso del banco, por lo que, según confirman a esta revista, los primogénitos de Sara Montiel «no han podido ver un euro». Y es que eran varios los embargos que existían sobre él, información que nos confirma Rocío Fernández, abogada de los hijos de Sara, a SEMANA.

«Hemos intentado recuperar el dinero a través de una casa que él tenía en Pozuelo, pero está llena de cargas. Él se declaró parcialmente insolvente y lo que tenemos es el embargo de una vivienda, pero con una hipoteca previa importante que ejecutará el banco. Nosotros hemos buscado bienes, algún ingreso o alguna pensión, pero no hemos encontrado nada», asegura la letrada. A pesar de nos confirma que este caso se puede dar por cerrado, pues «duda que vaya a mejor», para ellos existe una opción. «Esto prescribiría a partir de ahora en unos cuatro años si dejamos que esto pase al declararse él insolvente. Nosotros lo único que podemos hacer es mantener viva esa ejecución», dice.

Sara Montiel
Gtres

«Francisco intentó no entrar en prisión alegando enfermedad»

Lo que sí han conseguido es que Francisco entre en prisión. Finalmente ha sido condenado a 18 meses, siendo el 12 de diciembre del pasado año cuando ingresó y cinco meses después, en el mes de mayo, cuando dejó de estar entre rejas. Fuentes cercanas al caso explican a este medio que el administrador de Sara Montiel intentó eludir la cárcel con dos informes forenses. «Él intentó no entrar en prisión y alegó varios motivos como la enfermedad, después de verle dos forenses llegaron a la conclusión de que su patología no le impedía cumplir con su condena y entrar en prisión. Él podía seguir con sus tratamientos médicos dentro de la cárcel», nos confirma la abogada.

Otro de los detalles desconocidos hasta ahora es la estrategia que Francisco trató de llevar a cabo para intentar no entrar en prisión. Relatan a SEMANA que él propuso pagar aproximadamente 50 euros al mes, una cifra que fue rechazada y que tampoco llegó a buen puerto. «La sala le dijo que no. Para beneficiarse y no entrar en prisión tenía que haber satisfecho las responsabilidades civiles, pero no pagó. Él pretendía que con ese ingreso fuera suficiente, pero no», desliza a SEMANA. «Es libre a nivel penal el 5 de septiembre de 2021», responde cuando se le pregunta sobre la fecha oficial en la que se termina la condena de prisión para Francisco.

«Ha sido un consuelo para ellos»

Pero, ¿cuál ha sido la reacción de los hijos de Sara al conocer la resolución? «Para ellos ha sido el mínimo resarcimiento que han tenido. Económicamente sabían que iba a ser difícil recuperar el dinero por el tipo de persona que es, pero por lo menos que cumpliera la pena privativa de libertad era un consuelo para ellos. Al final su madre luchó mucho por esto que para ella fue muy doloroso, un procedimiento que los últimos años de su vida le hizo muchísimo daño tanto a nivel personal como económico. Entonces, para ellos era ese resarcimiento moral», explica la abogada de los hijos de la artista. Fue en el 2010 cuando la actriz le demandó, pero hasta 10 años después no se ha conocido el final de este capítulo.

Francisco Fernández Peñalver
Gtres

Una incomodísima situación que casi la lleva a la ruina. Revelan a SEMANA que su economía era un desastre y que el dinero «volaba en su casa», por lo que para parte de su entorno no llamó demasiado la atención lo que terminó sucediendo tiempo después. Sus gastos mensuales eran muy elevados y prácticamente no se hacían facturas, aunque no fue hasta el año 2008 cuando Sara Montiel se llevó las manos a la cabeza. En ese momento, fue consciente de sus problemas económicos y tras analizarlo denunció a Francisco, quien había sido nombrado previamente administrador único de dos sociedades, Música y Estrellas S.L., Linche S.A. y Elpi S.A, a través de las que gestionaba la actividad profesional de Sara y su patrimonio nobiliario. La Fiscalía aseguró en el juicio que Fernández Peñalver «había incorporado indebidamente a su patrimonio varias cifras de dinero a través de apertura de cuentas de crédito y orden de transferencia». Afirmación que él siempre negó de manera tajante, ya que su relación siempre había sido tremendamente estrecha con Sara Montiel.

Sara Montiel y Francisco: una amistad de más de 17 años

Francisco Fernández Peñalver tenía poderes, administraba los bienes de Sara e incluso fue nombrado tutor en el caso de que Sara fuera incapacitada. La confianza era ciega, pero hubo misteriosos movimientos y traspasos bancarios a cuentas en las que él era titular que hicieron saltar todo por los aires. Él siempre defendió su inocencia y se justificó con que había estado más de dos años sin recibir ningún sueldo por parte de Sara Montiel, por lo que, según él, «cuando había dinero en la cuenta cobraba con el permiso de Antonia (nombre real de la actriz)». Aunque no ha terminado como la actriz o sus hijos esperaban,  esta batalla parece, al fin, haber terminado