El colaborador ha revelado el precioso mensaje que le envió Mila a sus compañeros a través de su hija Alba antes de fallecer.


La muerte de Mila Ximénez a los 69 tras un año de lucha contra el cáncer de pulmón ha destrozado a todo el equipo de ‘Sálvame‘. Este miércoles, sus compañeros le han rendido un sentido homenaje en el plató del programa. Kiko Hernández, que era uno de sus mejores amigos, apenas podía articular palabra.

Roto en llanto, el colaborador ha lamentado la muerte de Mila. Y se ha quejado por la información que los médicos de la sevillana le dieron sobre la evolución de su enfermedad. «Es un poco complicado, pero lo quiero decir. Estoy enfadado, porque a lo mejor ella en un año… Es un poco complicado, pero lo quiero decir. Las decisiones con tu vida puedes tomarlas cuando te dé la gana. He escuchado cómo se le daban esperanzas y ella me dijo 50.000 veces: ‘Quiero saber la verdad’. Si estar un mes con mi hija. Si estar un mes con mis nietos. Si estar en Marbella… Creo que muy claros no han sido con ella y a lo mejor este año podría haber hecho otras cosas», sentenciaba.

«Va a estar muy pendientes de todos nosotros»

«Se me ha ido una amiga como pocas», admitía Kiko. A continuación, revelaba cómo fue su última conversación con su familia. «Recibí una llamada de su hija Alba y me dijo las últimas palabras que Mila quería decirme a mí. Me dijo que el miércoles quería verme, pero ya no daba tiempo y quería descansar y que la sedaran».

TelecincoPero Mila tenía también un importante mensaje que transmitir a todos sus compañeros del programa: «Que va a estar muy pendientes de todos nosotros y que nos hará señales para que sepamos que sigue pendientes de nosotros. Yo le dije: espero que no sea por la noche», contaba, con sentido del humor.

Los colaboradores recuerdan a Mila en el especial de ‘Sálvame’ en su memoria

Jorge Javier Vázquez también estaba emocionado, pero ha querido que el programa se centrase en los recuerdos más positivos de la colaboradora. En las anécdotas más divertidas. Por eso ha instado a Kiko a contar las broncas que tenía con ella, o los momentos en los que ambos chocaban. Mila era explosiva, impulsiva, incontenible, desmesurada. Por eso no dudaba en estallar con sus amigos si perdía los nervios.

Kiko Hernández recordaba con mucho cariño algunos de esos momentos en los que la andaluza perdía el control o le soltaba alguna ironía. Porque se adoraban, pero también tenían sus roces. Eso sí, el afecto entre ellos era infinito. Cabe destacar que cuando Mila entró en ‘GH VIP’ en 2019, el colaborador fue la persona que más pendiente estuvo de ella. Y quien la animó por todos los medios a no dejarse llevar por el desánimo y seguir en la casa de Guadalix de la Sierra hasta el final.