El presentador Jonnie Irwin, conocido por ser el presentador del programa A place un the Sun, ha dado una de las peores noticias que alguien puede comunicar. A sus 48 años, tiene un cáncer terminal por el que los médicos le han dado tan solo unos meses de vida. «No sé cuánto tiempo me queda», ha revelado el comunicador en una desgarradora entrevista. El comunicador ha confesado que padece un cáncer de pulmón que se ha extendido hasta el cerebro. 

Jonnie Irwin
Redes sociales

El británico ha concedido una conmovedora entrevista a ‘Hello’ hablando sobre la enfermedad a la que se enfrenta. Jonnie Irwin cuenta con el apoyo de su mujer, Jessica, y sus tres hijos: Rex, de tres años, y los gemelos Rafa y Cormac, de dos. El presentador de la BBC ha mantenido en silencio esta trágica noticia hasta ahora. Jonnie Irwin confiesa cómo está afrontando este duro momento: «Trato de mantenerme positivo y mi actitud es que estoy viviendo con cáncer, no muriendo de él. Establezco pequeños marcadores, cosas para las que quiero estar. Me acostumbré a decir: ‘no planifiques con anticipación porque podría no estar lo suficientemente bien'».

Sin embargo, asegura que «ahora quiero hacer planes. Quiero crear recuerdos y capturar estos momentos con mi familia porque la realidad es que mis hijos van a crecer sin conocer a su padre y eso me rompe el corazón», ha dicho. Como hemos dicho anteriormente, el periodista ha mantenido este duro proceso y esta enfermedad en silencio. Sin embargo, cree que es el momento de contarlo y darle visibilidad. Con su relato busca «inspirar a las personas que viven con perspectivas que limitan su vida a aprovechar al máximo cada día, para ayudarlos a que vean la vida en positivo, aunque te estés muriendo. Algún día me llegará, pero estoy haciendo todo lo posible para mantener ese día lejos el mayor tiempo posible. Se lo debo a Jess (su esposa) y a nuestros hijos. Solo quiero que hagamos todo lo que podamos como familia».

Jonnie Irwin
Redes sociales

A Jonnie Irwin le diagnosticaron el cáncer en el año 2020 mientras rodaba A Place In The Sun de Channel 4 en Italia. El presentador acudió al médico ya que veía borroso mientras conducía. Tras varias pruebas, los médicos le revelaron que tenía una enfermedad terminal. «A la semana de volar de regreso del rodaje, me dieron seis meses de vida», recuerda. «Tuve que ir a casa (en Newcastle) y decirle a mi esposa, que estaba cuidando a nuestros bebés, que estaba bastante sola. Eso fue devastador. Todo lo que pude hacer fue disculparme con ella. Me sentí muy responsable«, ha confesado. Desde su diagnóstico, Jonnie ha estado recibiendo sesiones de quimioterapia y tratándose con medicación contra el cáncer que han ayudado a prolongar su pronóstico.