El cantante, Joaquín Sabina, y la que es su pareja desde hace un cuarto de siglo, Jimena Coronado, se han casado por lo civil en una boda muy íntima


Joaquín Sabina ha sorprendido una vez más. Esta vez con nada relacionado con su carrera profesional, sino con su faceta personal, pues ha contraído matrimonio con la mujer de su vida. Tras más de 25 años juntos él y Jimena Coronado ya son marido y mujer. La pareja se ha casado este lunes en el registro de la calle Pradillo de Madrid a las doce de la mañana, un enlace inesperado al que han acudido grandes personalidades como el ministro del interior, Fernando Grande-Marlaska y Joan Manuel Serrat.

En todo momento deseaban evitar ser fotografiados, por lo que después de darse el ‘sí, quiero’ han abandonado el juzgado de manera apresurada. Eso sí, con un look muy informal en el que llamaba la atención el sombrero de paja del artista y sus zapatillas de deporte, así como las obligatorias mascarillas que ambos portaban en sus rostros tras casarse. Atuendos con los que quizás querían ser sigilosos, pero que en este caso no han sido suficientes para que su boda permanezca en el más absoluto y estricto secreto.

sabina mujer

Después de firmar los papeles que les convertían en marido y mujer, ‘El País’ ha revelado que han compartido una comida Jimena y Joaquín Sabina con sus seres queridos, comida hasta la que han llegado en el vehículo en el que han abandonado el enclave en el que se han casado.

Este paso vuelve a demostrar que Jimena siempre ha sido y será una de las personas más importantes para Joaquín Sabina en su vida. La fotógrafa ha permanecido a su lado tanto en la salud como en la enfermedad, por lo que el cantante siempre ha tenido más que claro que ella es la mujer de su vida. Algo que, aunque ha sido inesperado, no ha pillado por sorpresa al círculo de Joaquín. De hecho hace tan solo un año, en 2019, Serrat reveló que el intérprete de ‘19 días y 500 noches‘ había ‘hincado ya rodilla’ de un modo muy romántico. Aprovechó el 50 cumpleaños de Jimena para regalarle un anillo mientras le susurraba un poema con el que dejó claro todo lo que sentía hacia ella y que un año después ha vuelto a hacerse palpable a través de su enlace civil.

Así lo desveló Serrat en un programa argentino llamado ‘Teleshow’, donde se confesó al ser preguntado por uno de los momentos que más alegría le habían producido. «Cuando le pidió casarse a Jimena, pues lo vi, se arrodilló y le regaló un anillo… fue tan hermoso», espetó Joan Manuel. Sabina en ese instante confirmó que sus palabras eran ciertas entre carcajadas: «Sí, sí… Yo tengo 70 años, el día que la Jime cumplió 50, doblé la cerviz y en verso…».

Se conocieron en Perú

Joaquín y Jimena se vieron por primera vez en 1994 en la presentación de un disco de Joaquín en Perú. Él estaba como artista protagonista y ella como fotoperiodista enviada por un medio de comunicación del país, un trabajo que sin que ninguno lo esperara les unió para siempre. Comenzaron una relación años después, en 1999, y ya llevan más de dos décadas juntos.

Ella misma lo relató para Canal + años atrás: «En un momento yo le saqué al balcón para hacerle una foto con Lima de fondo y entonces él aprovechó para saber dónde iba a tomar una copa después». En ese instante, Joaquín Sabina se fijó en ella, pero ambos tenían pareja, hecho que corroboró el propio cantante: «Ella se echó novio y yo me eché novia». No obstante, la vida volvió a unirles siendo Jimena la que acercó posturas al revelarle a Joaquín que había puesto fin a la relación que ella entonces tenía, algo que también le había sucedido a Joaquín. Ahí empezó su verdadera historia de amor, un amor que, por cierto, ha contado a través de sus fantásticas letras musicales.

El tema lleva por nombre ‘Rosa de Lima’ y en ella Sabina profesa su amor por su chica: «Jimena tiene un máster en desengaños, Jimena es una mina antipersonal, se acuerda de quererme cada dos años mientras yo me las apaño para olvidar. Jimena no traiciona por treinta lucas y en vez de silicona bajo el jersey, tiene un jardín con dos terrones de azúcar y un potpurrí de Chabuca con J.J.Cale».

Ella y sus hijas sus grandes pilares

Tanto ella como las hijas de Joaquín, Carmela y Rocío, han apoyado en a Joaquín en todos los altibajos que hasta ahora ha vivido. Y es que este año no ha sido en absoluto fácil para el artista en lo referente a la salud, época en la que ha contado con sus grandes pilares. Fue en el mes de febrero cuando se precipitó del escenario y cuando cayó al suelo dejándole además de varios traumatismos, un coágulo en su cabeza por el que tuvo que ser operado y el cual le mantuvo algunos días ingresado en el hospital.