En ‘El Hormiguero 3.0’, el cocinero ha hablado de su familia numerosa, formada por siete siete hijos. Y ha recordado a los dos bebés que «nacieron muertos».


Karlos Arguiñano ha visitado el plató de ‘El Hormiguero 3.0’ y allí ha charlado con Pablo Motos sobre su confinamiento en su casa «en el monte» donde le gusta cuidar a sus animales de granja. El cocinero vasco ha contado que llamó al presentador durante el confinamiento. «Fue tan de golpe todo… Un día llamé a Pablo y le dije: ‘Éramos tan felices y no lo sabíamos’. Las noticias han sido terribles todos los días. Tenemos que ir buscando la normalidad. Si no va a ser muy complicado. Qué difícil manejar este mundo tan duro. El bichito éste es muy cabroncete».

En estos casi cuatro meses de cuarentena, Arguiñano ha podido seguir grabando nuevas entregas de su programa de cocina. Esto lo ha mantenido entretenido, pero también ha disfrutado de su casa. «He estado viviendo con mi mujer en casa 80 días solos». En este tiempo ha tenido tiempo para practicar uno de sus deportes favoritos: andar. «He hecho unos 800 kilómetros. Unos 12-13-14 kilómetros de media cada día. Normalmente hago 8 o 10, pero en el confinamiento desayunaba, bajaba, compraba el pan, el periódico o el pescado, luego en media  a casa. Tengo gallinero, tengo cabras, tengo cerdos, tengo gallinas, huerta».

La iniciativa solidaria por la que muchísimos famosos están arrimando el hombro

«Los dos primeros (hijos) se nos murieron con siete meses»

Una vez superado el confinamiento, una de las mayores satisfacciones que se ha llevado Karlos Arguiñano ha sido poder reunir de nuevo a toda su familia. Una familia muy numerosa formada 27 personas. El de Requena le recordaba que «hay que celebrar la vida y hay que celebrar poder estar de nuevo con los nuestros. Os habéis reunido en vuestra familia, que sois 750.000. Que sois muy fértiles».

Entonces, el chef revelaba que en los primeros años de su matrimonio él y su mujer tuvieron que enfrentarse a la pérdida de dos bebés. «Ocho partos hubo en mi casa. Los dos primeros se nos murieron con siete meses. Se nos murieron los dos niños. Siete meses y nacieron muertos. Mi mujer lloraba y lloraba. Con razón, claro. Y yo animándola. Le decía tranquila, que tienes un pedazo de marido. Lo vamos a intentar las veces que haga falta. Y luego vinieron otros seis, y una que tengo adoptada. Somos siete. Todos emparejados, todos con hijos menos mi hija, que tiene pareja pero no tienen niños. Ahora me toca aprender los nombres», contaba.

La divertida anécdota de Arguiñano sobre la vida sexual del jabalí

En su conversación con Motos, Arguiñano ha contado con mucho humor anécdotas de algunos de los animales de su granja. Desde el cortejo del pavo real a la pava real o la crianza de los «cerdalís», una mezcla entre cerdo y jabalí. ¿»El jabalí puede competir con la potencia sexual del cerdo ?», quiso saber Pablo Motos. «El jabalí es impresionante el armamento que tiene. No es ninguna chorrada, lo he visto yo: 80 centímetros de minga tiene. Y de pronto ves que empieza a funcionar. Veo la herramienta que ha sacado. Delgadita, pero muy nerviosa. Fallaba por la espalda. Todos los que tenemos chorra sabemos….», contaba. «El tema del semen sabes que lo tuyo la última gota… muy lejos. Y éste a seis metros. Yo nunca había visto algo así. Acojonante, Pero os voy a decir más: después de la actuación ellos se desmontaban y se quedaban patas arriba. Y las cerdas de pie, dando pasitos para adelante como si no hubiera pasado nada. Somos muy poca cosa».

El mensaje de despedida de Pablo Motos

Al final del programa, Pablo Motos se despedía de la audiencia, con un breve mensaje. «Noto que aunque no aunque no te hayas contagiado del coronavirus, lo estoy notando por todas partes: todos hemos cogido miedo. Nos han quitado la esperanza de un futuro mejor. Es algo que dices: No sé qué me pasa, estoy intentando adaptarme a esto. En este momento los psicólogos, psiquiatras y fisios están llenos porque la tristeza aveces se acumula y sale por el cuerpo en forma de dolor», explicaba.

«A la crisis de salud y económica hay que sumarle la crisis de salud mental, que tenemos que superarla también. La solución, como siempre, está en las personas. Los amigos, a falta de médicos, son un buen antídoto. Un buen amigo puede curar muchas cosas. Si eres capaz de ponerte en el lugar de otro y que esa persona se sienta escuchada entonces te has convertido en su medicina. Mi deseo para todos este verano es que tengáis mucho amor que compartir, mucha salud de sobra y muchos amigos que os quieran. Buen verano a todos. Ha sido un honor estar con vosotros», concluía. ‘El Hormiguero 3.0’ volverá a emitirse a la vuelta del periodo estival, el próximo 7 de septiembre.