Además, tendrá que indemnizar al italiano por daños morales con la cantidad de 73.000 euros. 


Eva Fancsali, expareja del productor y director de televisión Giorgio Aresu, ha sido condenada a tres años de cárcel y un día por un delito de secuestro de menores. En la sentencia, que ha visto la luz hace tan solo unos días, se añade que tendrá que indemnizar al italiano por daños morales con la cantidad de 73.000 euros. 

Gtres

El juicio se celebró el pasado 25 mayo en el Juzgado de lo Penal número 1 de Ibiza. El excuñado de Ana Obregón, de 65 años, acusaba a su expareja de un delito de sustracción de menores por haberse llevado al hijo que tienen en común durante más de cuatro años. La sentencia ha sido adelantado por el diario Abc donde se detalla que Eva Fancsali no podrá contar con la patria potestad del menor durante siete años y un día.

A la indemnización antes mencionada, hay que añadir que la expareja de Giorgio Aresu deberá hacerse cargo de las costas procesales que superan los 6.000 euros. La sentencia puede ser recurrida por los abogados de la modelo húngara hasta el próximo 18 de julio. Según se añade en el citado diario, el entorno del productor italiano ha recibido la noticia con gran alegría después de vivir una auténtica pesadilla.

Gtres

Durante el juicio que se celebró a puerta cerrada -siguiendo las restricciones que entonces marcaba la pandemia- declararon más de una decena de testigos entre los que encontraba Nicolás Vallejo-Nágera quien testificó a petición de la defensa.

La pesadilla de Giorgio Aresu

Esta historia arranca en abril de 2012 cuando la modelo húngara Eva Fancsali se marchó a México junto a su hijo. Allí residía su hijo mayor fruto de una relación anterior.  El bebé que había tenido con Giorgio Aresu tenía tan solo once meses. Lo hacía sin tener el consentimiento de este y tras seis años en los que había mantenido una relación con el italiano. Tiempo en el que habían residido entre Miami e Ibiza.

Un episodio muy duro en el que la justicia siempre ha dado la razón a Aresu. El productor comenzó una dura batalla legal tanto en los tribunales españoles como norteamericanos, ya que el niño había nacido en Miami. Sin embargo, hizo falta incluso una orden de extradición para que el pequeño volviese a los brazos de su padre en su hogar en Ibiza. El niño no regresó hasta pasados los cinco años. La Interpol finalmente dio con el paradero de Eva Francsali y la detuvo en México en 2017.

La acusada, por su parte, negó los cargos que se le imputaban. Durante este tiempo Giorgio Aresu vivió un verdadero infierno buscando a su hijo, que actualmente tiene 10 años y que lleva cuatro con él. El italiano tiene dos hijas mayores, Amalia y Carolina, fruto de su matrimonio con Amalia García Obregón, hermana de Ana Obregón, con quien mantiene una buena relación.