El colaborador de ‘Viva la vida’ ha publicado varias fotografías junto a su madre, con la que ha disfrutado de un feliz paseo por Marbella.


La vida de Diego Arrabal ha dado un giro radical desde que fuera ingresado por Covid-19 el pasado mes de enero. El paparazzo, recuperado ya de la enfermedad que lo mantuvo en cama durante varias semanas, es cada vez más activo en las redes sociales. Allí comparte instantes de su día a día como fotógrafo y colaborador televisivo, así como reflexiones o inquietudes personales. En su último post ha compartido unas bonitas imágenes del reencuentro con su madre, con la que ha podido reunirse después de un año sin verla.

Redes sociales

«Después de 364 días sin poder salir…. la vida me regala la mejor medicina»«, ha escrito el reportero en su cuenta de Instagram junto a una instantánea en la que se le ve dando un paseo con su progenitora. En otra de las imágenes que ha posteado a través de Stories se les puede ver de espaldas caminando juntos mientras él agarra del brazo a su madre en paseo marítimo de Marbella.

Redes sociales

«Soy plenamente feliz», admite el colaborador de ‘Viva a vida’, que dedica unas bonitas palabras a su madre. «Ella es única, ella es perfecta, ella es una luchadora; ella es mi madre», indica. No cabe duda de la enorme alegría que ha supuesto para Diego Arrabal poder disfrutar de nuevo de la compañía de su madre, después de un largo año sin poder verse las caras debido a la pandemia del coronavirus.

Redes sociales

La cita con su madre ha removido muchas emociones al reportero, quien no ha podido evitar recordar a su padre, fallecido hace casi dos décadas. A él también le ha dedicado un conmovedor mensaje en su cuenta de Instagram. «Dieciocho años sin ti, dieciocho años sin tu olor, dieciocho años sin tu presencia, dieciocho años sin tu amor, dieciocho años sin poder tocarte. Así podría estar infinitamente. Por último, Papá: Mamá está muy bien. Te echo mucho de menos».

Telecinco

El  pasado 6 de febrero, Diego Arrabal regresaba a su sillón de ‘Viva la vida’ después de varias semanas con su salud mermada a causa del coronavirus. En su vuelta a los platós de Telecinco, el colaborador se mostraba emocionado por volver al trabajo. Así, aprovechó su retorno al espacio que presenta Emma García para lanzar una reflexión a sus compañeros y a la audiencia de Telecinco.

Confesaba que se sentía raro al volver al programa puesto que hacía un mes que no aparecía por el mismo. Emocionado, el paparazzi se mostraba agradecido por todas las muestras de cariño y apoyo que había recibido mientras estuvo enfermo, tanto de rostros populares como de personas desconocidas, entre ellos usuarios de las redes sociales, que le habían mandado mensajes para desearle una pronta recuperación.

El relato de Diego Arrabal sobre su ingreso por coronavirus

Sincero, el colaborador contaba cómo había vivido su enfermedad tras contraer el virus que ha paralizado al planeta. «Me infecto, mi mujer también y la primera semana ella tiene dos días mal pero yo estoy fenomenal. Me creía que todo iba a ser así y a la semana empieza a subirme la fiebre y no había manera de quitarla», recordaba. Tras este episodio, Arrabal acudió a Urgencias. Después de hacerle una placa los médicos que le asistieron decidieron ingresaron porque sus niveles no eran los correctos. «Confirman que es una neumonía bilateral y a los doctores le preocupa la analítica y deciden por mi bien ingresarme. Llegué respirando bien, lo único que tenía era la fiebre. Cuando llevaba dos o tres horas empiezo a no respirar bien. No sé si era del susto, del miedo, no quería dormir por si pasaba algo«, cuenta.

Redes Sociales

Tras su experiencia con la enfermedad que tantas vidas se ha llevado en el mundo, Diego Arrabal recordaba a los espectadores la importancia ponerse la mascarilla obligatoria. EN su caso, cree que un descuido y el hecho de no cumplir con las normas fue lo que provocó que acabara ingresado en un centro hospitalario. «Si uno cumple las normas, uno evita el contagio. No lo hice bien. Me quité esa mascarilla esta tarde y al final nos contagiamos los cuatro compañeros. En urgencias piensas: ¿Por qué no luché más antes?», manifestaba.

Para Arrabal hay un antes y un después del Covid. Porque encontrarse mal le hizo temer por su vida y darse cuenta que la felicidad está en las cosas pequeñas, como el detalles que tuvo su hijo el día que ingresó en el hospital. «La primera bolsa de ropa que te hacen llegar venía con dos cartelitos de mi hijo y eso lo es todo», relataba.

«Los enemigos más grandes son amigos en ese momento. Al recibir tantos mensajes de gente a la que a lo mejor le he hecho alguna trastada, personajes famosos que he trabajo y me he escondido para hacerle fotos, me han demostrado que al mandarte un mensaje diciéndote que te mejores dice mucho», afirmaba.