Vibrante y atractiva. Los focos inevitablemente se dirigían a la nueva blusa de la Reina ayer en el Palacio de El Pardo. Los Reyes se reunían con los patronos de la Fundación Princesa de Asturias y para ello Letizia compuso un estilismo dominado por el fucsia, que más que un color, para mí es un estado mental…

Letizia

Es alegre, vital, optimista… Ni qué decir tiene que es uno de los colores del buen tiempo por excelencia, y que si uno se lo pone es porque tiene el ánimo en alto, o al menos quiere tenerlo. Bueno, todo esto viene por esta blusa de seda. Tampoco es la primera vez que Letizia opta por tops fucsias. En su historial se repiten con cierta asiduidad, por lo que podemos considerarlo como uno de sus colores preferidos. Si bien es cierto que hay que remontarse a algún tiempo atrás para encontrarlo…

letizia
Algunos ejemplos de cómo ha combinado el fucsia…

Letizia

No sé si era la intención de Letizia animarse. Muy sonriente e intercambiando miradas cómplices con el Rey llegó. El caso es que con esta blusa logró subir el tono de los calmados salones de El Pardo y eclipsar a sus famosos culottes de cuero de Uterqüe, estrenados el pasado febrero, y que se ponía por cuarta vez.

De todas sus combinaciones, la que más me sigue gustando es la primera, con blusa blanca, aunque con esta tampoco está mal. La blusa es bastante similar a otros modelos de Hugo Boss, pero la verdad es que no la he encontrado en sus colecciones actuales. Tiene el cuello redondo, manga larga, que afortunadamente llevó remangada, y una fila delantera de pequeños botones.

Letizia
Letizia de nuevo recurrió a su melena lisa, dejando entrever sus pendientes bicolor de Tous.

Por lo demás, se puso sus salones negros de Prada (clásico entre los clásicos) y los pendientes bicolor verde-fresa de Tous. No quiero pasar por alto un pequeño detalle en el que he reparado al observar las fotos: ¡la manicura! Habitualmente Letizia destaca en este aspecto por no destacar, es decir, que siempre la vemos con manicuras francesas o de tipo nude. Para este acto decidió también ponerle algo de color a las uñas y se atrevió con un esmalte rosa clarito. ¡Bien! Yo creo que era algo que tenía bastante abandonado y con el veranito apetece jugar un poco más.

En resumen, el estilismo me parece elegante y moderno. Y además, gracias a una oportuna bajada de temperaturas en Madrid, de lo más idóneo. Quizás un único pero: podría resultar más acertado para una cena que para una reunión con patronos.

¿Qué opináis vosotras?

Letizia
Letizia estaba especialmente sonriente. ¿Será por el color?