Tras confirmar su divorcio de José Ortega Cano, Ana María Aldón empieza un nuevo capítulo de su vida. La colaboradora, que se separa tras diez años de relación con el torero, se ha pronunciado en profundidad sobre Gloria Camila Ortega. No ha ocultado que le pesa no mantener relación con la joven quien atraviesa un momento delicado en el que ha decidido apartarse del foco mediático por el bien de su salud mental. 

Ana María Aldón
Mediaset

«Yo cada paso que dé por su mejoría yo me alegraré. A su padre le hace mucha falta su hija. Yo sé que ella está muy arropada por la gente que quiere y que a ella la quiere. Yo creo que no soy del agrado», ha señalado Ana María Aldón durante su intervención en el programa ‘Fiesta’. Ha subrayado que tiene sus motivos para pensar que no es la persona indicada para estar pendiente de la joven. Acto seguido ha manifestado su dolor porque la conexión entre ambas se haya enquistado durante esta última etapa. «Es la hija de mi marido. Desde los 16 años yo estoy viviendo con ella. Sí que me duele. Es la hermana de mi hijo».  

El pesar de Ana María Aldón 

«Claro que me hubiese gustado tener otro tipo de relación con Gloria, pero no quiero hablar más de ella. No tengo ninguna conversación pendiente. Estoy en otro capítulo», ha afirmado la de Sanlúcar de Barrameda. Respecto a los problemas que atraviesa la joven ha manifestado que la entiende perfectamente. «Ha estado encerrada en un reality dos meses. Yo sé que cuando el agotamiento emocional llega no eres capaz de dar un paso. Yo lo he pasado y lo he hecho sola. Yo incluso no quería socializar. No hablaba con nadie por teléfono. Sé perfectamente lo que ese agotamiento significa y lo que provoca en su estado de ánimo. No te quieres levantar».

Ana María Aldón vestido Zara
Gtres

A pesar de que lleva tiempo sin hablar con Gloria Camila, sí que se ha interesado por su estado de salud a través de su padre. «Yo he preguntado por ella, pero por mí tampoco preguntó nadie. Yo he pasado por una situación -no sé si- similar y no recibí la llamada de nadie. Claro que lo sabían y preguntaban por mí».