La Navidad es la época por excelencia para volver a casa y disfrutar de la familia y de esos planes que convierten los meses de diciembre y enero en dos de los más especiales del año. Uno de los destinos por excelencia de estas fechas es Londres, donde David Beckham reside y acaba de tener un plan navideño de lo más divertido en el que la gran ausente ha sido su mujer, Victoria Beckham.

David Beckham ha pasado un día muy divertido con sus hijos

David Beckham

El exfutbolista se ha ido hasta el parque más famoso de la ciudad, Hyde Park, donde en estos días hay montado un pequeño parque de atracciones llamado ‘Winter Wonderland’ que hace las delicias de grandes y pequeños. Junto a sus tres hijos menores, Romeo, de 17 años, Cruz, de 14 y Harper, de 8, David se ha desmelenado y ha disfrutado de una tarde cargada de emociones, subiéndose a todas las atracciones, incluso a las más movidas.

Si bien los dos mayores rieron y chillaron casi sin miedo, la pequeña de la familia tuvo algunos momentos de duda que sacaron el lado más paternal de David. El deportista estuvo especialmente atento con su hija cuando se subieron a una de las atracciones más exigentes, una que les subió varios metros de altura para después dejarles caer al vacío. Antes de que comenzara, David, muy cariñoso, colocó una mano en la pierna de la pequeña para darle seguridad.

El gran ausente de la jornada fue el hijo mayor de David, Brooklyn Beckham, que a sus 20 años, vive independizado de sus padres. Tampoco se dejó ver Victoria Beckham y, si estuvo en el parque, no se atrevió a acercarse a ninguna de las atracciones.

Hace unos días, la ex ‘Spice Girl’ concedió una entrevista al programa de Jimmy Kimmel en el que aseguraba que David era un «buen padre». «Es realmente estupendo. Ahora David está cuidando a los niños, nos intercambiamos. Cuando yo estoy en casa, él esta fuera, así uno de nosotros está siempre cuidando allí a los niños».