Paz Padilla sigue llevando su mensaje de vida -y muerte- allá donde puede ayudar a alguien a entender que la vida es valiosa y hay que aprovechar para ser feliz, aunque se pierda a un ser querido, porque es un proceso natural y la tristeza no puede definir tus días


Cuarto Milenio’ continúa sorprendiendo a su público y es que este está más acostumbrado a recibir eminencias en cuestiones paranormales, pero no tanto a personajes afines al mundo del corazón. Sin embargo, Paz Padilla bien podría encuadrarse en ambas parcelas, dada su experiencia y gracias al libro que acaba de lanzar al mercado en el que expone su percepción sobre la vida y, especialmente, sobre la muerte, tras tener que despedirse de su marido y de su madre con tan solo unos meses de diferencia. El dolor que la presentadora de ‘Sálvame’ ha sufrido en los últimos meses es inmenso, pero también lo es la lección que ha sabido rescatar de los peores momentos de su vida y es que este proceso le ha hecho entender mejor en qué consiste la vida, tras aceptar que la muerte es tan solo un paso más de nuestro recorrido.

Sobre esto ha querido departir Paz Padilla con Carmen Porter este domingo en ‘Cuarto Milenio’. La presentadora ha querido sentarse en la ‘nave del misterio’ para explicar cómo ha crecido como persona tras superar la muerte de su madre y después la de su marido, Antonio Juan Vidal. Paz Padilla entiende necesario compartir la sabiduría de la que se ha armado durante estos meses con el resto del mundo, dado que sabe que bien podría suponer una inestimable ayuda para aquellos que se encuentran acompañando a un ser querido en su lecho de muerte o a aquellos otros que viven el duelo tras la pérdida de una persona cercana. Unas circunstancias que, pese al dolor que conllevan, no dejan de ser un proceso natural y su aceptación acerca a los que se quedan a la felicidad, aunque tengan el corazón malherido por la ausencia de los que ya no están.

Foto: Cuarto Milenio

Paz Padilla no quiere mentir y superar la muerte de un ser querido no es olvidarlo y, ni mucho menos, dejar de sentir dolor cuando se le recuerda o vivir con cierta angustia y añoranza su ausencia. No obstante, hay que seguir adelante y contemplar el futuro con optimismo, porque la vida es siempre bonita y la muerte es tan solo el final del camino. Al menos sí del que conocemos: “Amo a Antonio con locura y lo voy a amar toda mi vida, porque tuve la suerte de conocerle, de convivir con él. Eso me hace no hundirme en la angustia, todos estamos en el camino”, confiesa Paz Padilla a Carmen Porter, mujer de Iker Jiménez. Y es que Paz lo tiene muy claro y no quiere que su vida esté marcada por una pérdida, sino más bien por lo que ha tenido oportunidad de ganar y disfrutar: “Yo no voy a ser una desgraciada. Voy a ser feliz”, se jura a sí misma la presentadora, que ahora se ha lanzado al mercado literario con buena acogida.