Carmen Borrego ha explicado a los periodistas cómo se encuentra tras su encuentro con Alejandra Rubio, cuya relación estaba más fría que nunca.


Esta semana por fin se ha producido el reencuentro entre Carmen Borrego y Alejandra Rubio. Tía y sobrina estaban distanciadas según ellas mismas habían revelado en ‘Viva la vida’ y todavía no habían acercado posturas, ya que la hija de Terelu Campos deseaba hablar cara a cara con ella. Las rencillas del pasado debía ponerse sobre la mesa, charlar sobre los motivos de su ruptura familiar para así intentar sellar la paz de nuevo. María Teresa Campos estaba muy molesta con todo lo sucedido y les dio un toque de atención para que se reconciliaran y dejaran de avivar la llama. Días después de que la malagueña trate de relajar el ambiente, Carmen y Alejandra han quedado en Aravaca para enterrar el hacha de guerra. En una cafetería, a ojos de todo el mundo y ellas solas como únicas protagonistas de su encuentro, han hablado sobre todo lo que les preocupaba.

Vídeo: Europa Press

Tras su cita ambas han sido preguntadas por ello, siendo Carmen una de las más expresivas de las dos. La colaboradora de televisión afirma sentirse muy contenta después de conversar con su sobrina, lo que demuestra que, por fin, ella y Alejandra Rubio vuelven a estar bien, a pesar de todo. Fue la hija de Terelu Campos la que explicó en el programa vespertino en el que ambas colaboran que ya no existía relación entre ellas, palabras que dejaron estupefacta a Carmen Borrego: «Estoy flipando en colores». La reacción del resto de familiares no fue positiva, no entendían por qué motivo se trataba ese asunto en un plató y, además, se sorprendieron mucho de su desencuentro. Quizás conscientes de la incomodidad que provoca esta situación en los suyos, Alejandra Rubio ha dado un paso al frente y se ha visto con su tía con el único objetivo de arreglar y dejar atrás cualquier malentendido.

Vídeo: Europa Press

Será muy pronto cuando María Teresa se cuele en millones de hogares mientras entrevista a diferentes personalidades, no obstante, ella estaba angustiada con esta situación. En vez de estar pletórica ante su regreso, su entorno nos explica que estaba disgustada y que no quiere que todas las informaciones que sobrevuelan sobre su familia eclipsen su vuelta. «Llevaba mucho tiempo esperando esto y ahora le duele que todo lo que dice su familia pueda ensuciar su gran momento», asegura alguien que la conoce muy bien a esta revista. Y es que en los últimos días el distanciamiento entre Carmen y Alejandra ha copado horas de televisión hasta tal punto que la joven ha descubierto que no se habla con su tía. Declaraciones que, por cierto, cayeron como un jarro de agua fría en María Teresa, quien cansada de todo ello dio un puñetazo sobre la mesa. A buen seguro será este fin de semana cuando conozcamos la intrahistoria de su reconciliación, un punto de encuentro que habrá hecho muy feliz a todo su entorno.