Hay relaciones que se rompen de manera limpia y otras que se convierten en una enfermedad crónica. Ese es el caso de Rocío Carrasco y Antonio David Flores.

antonio-david
Antonio David Flores nunca ha enterrado el hacha de guerra contra Rocío Carrasco.

La ruptura entre Rocío Carrasco y Antonio David Flores fue de todo menos amistosa. De hecho, fue una guerra sin cuartel. En aquel entonces yo vivía enganchado al teléfono de Doroteo López Royo, el abogado que pelaba por los asuntos de la hija de Rocío Jurado (falleció el pasado mes de mayo), y una vez tuve que llamar a Rodríguez Menéndez, que llevaba los de su ex (temblando, tengo que admitirlo).

Ha llovido tanto desde entonces y han quedado tantos conflictos en el camino, que enumerarlos convertiría este artículo en interminable. Antonio David no se ha callado ni debajo del agua (está en su derecho) y mantenido las heridas abiertas y sangrientas a lo largo de los años.

Rocío Carrasco, que durante unos años se convirtió en una especie de Greta Garbo exiliada de sí misma, ha decidido volver a ser la que fue, el personaje que vendía exclusivas en su juventud, pero mucho más pasteurizada.

rocio-carrasco
Rocío Carrasco parece hacer oídos sordos a las declaraciones de su ex marido, de quien logró la nulidad matrimonial.

Rocío no devuelve los ataques de su exmarido ni se defiende públicamente, por lo que no sabemos si la verdad de Antonio David se corresponde a cómo se han desarrollado los acontecimientos de su enfrentamiento con su hija o si el ex-guardia civil hace un relato sesgado de los mismos.

Sea como fuere, Antonio David recuerda en ocasiones a la Belén Esteban que masacraba a Jesulín de Ubrique porque el torero, supuestamente, no le daba a su Andrea el lugar que se merecía. Estoy seguro que el marido de María José Campanario llegó a tener pesadillas con la Princesa del Pueblo, si es que no las sigue teniendo, pero ahora las olas para hacer surf que marcaban el desarrollo de su relación se han convertido en las de un lago apacible y tranquilo. La tregua temporal entre ambos no parece que se vaya a romper. Al menos de momento.

como-fue-el-enlace
Con su actual mujer, Olga, con quien ha alcanzado la estabilidad sentimental.

No ocurre lo mismo con Antonio David que seguirá siendo una presencia incómoda para Rocío Carrasco, ya casada en segundas nupcias, y alejada de una gran parte de su familia a la que no consigue mantener callada. El colaborador televisivo sigue pintando un retrato muy duro de una mujer que, además, no logra generar empatía en una parte del público que no entiende cómo no arregla las cosas con su hija Rocío o con sus hermanos.

No parece que por ahora vaya a haber un cambio de rumbo en su política familiar y Rocío se ha creado un núcleo duro en el que tienen un lugar prioritario las Campos, casi tan protagonistas como ella en su propia boda, y amigos anónimos que le dan el soporte emocional y afectivo que todo ser humano necesita.

rocio-juradoMientras tanto, todo parece indicar que cuando su hijo David alcance la mayoría de edad también se irá a vivir con su padre (al menos eso es lo que Antonio David dice) y la brecha será aún mayor.

Continuará…