La actriz se siente agradecida a su íntima amiga por por sacarla de casa y hacer que pueda volver a caminar por las calles que inspiran un sinfín de historias.


Después de 15 meses de encierro, Ana Obregón ha conseguido salir de de su profunda pena durante unos días gracias a Susana Uribarri. La actriz y su íntima amiga han puesto tierra de por medio y han viajado hasta Roma para pasar un fin de semana de desconexión, alejadas de su rutina diaria. La presentadora ha vuelto al mundo que dejó olvidado hace unos años gracias a esta escapada que ambas tenían pendiente y que ha llegado como un soplo de aire fresco para ella.

© Redes sociales

A lo largo de estos días, Ana Obregón ha compartido a través de su cuenta de Instagram varias imágenes de todas y cada una de sus aventuras en Roma. Gracias a ellas hemos podido constatar lo terapéutica que está siendo esta escapada de amigas para la actriz. Ella misma ha explicado que se siente agradecida a Susana Uribarri por sacarla de casa y hacer que pueda volver a caminar por las calles que inspiran un sinfín de historias.

«Volver a caminar por las miles de calles romanas que respiran historia rodeada de personas como una turista más, de tu mano mi querida @susanauribarri. Pisar miles de adormecidas piedras milenarias entre patios decorados con macetas de mil verdes diferentes», reflexiona. A pesar de que su corazón continúe de luto, lo cierto es que, poco a poco, la actriz está recuperando su sonrisa y vuelve a caminar por la nueva etapa de su vida. «Volver a ver el mundo que dejé olvidado hace años, un mundo que ya nunca será el mismo sin ti, mi Aless», asevera.

Las largas caminatas por las empedradas calles de la capital italiana, majestuosos desayunos, así como las mil y unas confidencias que han compartido Ana y Susana son solo algunos de los detalles que han marcado esta escapada que ambas tenían pendiente hace dos años «para cuando Aless se curara». Por unos días, la actriz se ha olvidado de su realidad y ha podido cambiar de aires después de haber estado refugiada durante semanas en su casa de Palma de Mallorca tras el fallecimiento de su madre. Unas vacaciones difíciles en las que también ha recibido una feliz noticia después de enterarse de que el Festival de Vitoria le ha otorgado el premio Joan Ramón Mainat de televisión por su dilatada trayectoria profesional en el sector audiovisual.

«Necesito verte sonreír»

© Redes sociales

Los amigos de Ana Obregón se han convertido en una de las partes más importantes y fundamentales en su periodo de recuperación. También a través de sus redes sociales, Susana Uribarri reconocía que quería volver a ver sonreír a su amiga del alma y se alegraba de que esta hubiera accedido a realizar este viaje. «Mi queridísima Ana, después de planear hace casi 2 años este viaje, finalmente conseguí traerte a esta maravillosa ciudad. Como necesito verte sonreír, disfrutar juntas de momentos que seguro Aless aplaudirá. Te quiero @ana_obregon_oficial y este viaje será el primero de muchos», comentaba.