Ana Guerra ha confesado a Chicote cómo algunos amigos de ‘Operación Triunfo’ han desaparecido de su vida porque ella no es «tan importante» como creían en la música. Solo dos personas están ahí siempre y una aparece de manera esporádica por Whatsapp


Ana Guerra no lo ha tenido fácil en las últimas semanas y es que su nombre se ha visto envuelto en una polémica por culpa de un vecino que se ha quejado día tras día de que ella canta en su casa y él no puede teletrabajar en paz. La cuestión ha sido muy divertida en las redes sociales, pero la cantante no lo ha recibido con tan buena acogida y es que se convirtió en la única pregunta que se le realizaba en sus citas públicas, olvidándose de su faceta profesional y siendo noticia tan solo por las ocurrencias de su vecino. Ahora, la artista ha querido hablar con tranquilidad, sin presiones, libremente y confesar todo aquello que no se le ha permitido o que ella misma se había censurado para no hacer ruido con algo que vaya más allá de su trabajo en la música. Lo ha hecho en ‘Fuera de mapa’, programa conducido por Alberto Chicote en La Sexta, donde incluso ha desvelado que su relación con sus compañeros de ‘Operación Triunfo’ no es, ni de lejos, idílica.

Ana Guerra ha comentado que su salida de ‘Operación Triunfo’ no fue la que ella esperaba. Pero no se refiere tanto a nivel profesional, dado que le ha ido muy bien y aún se mantiene en la cresta de la ola con nuevos trabajos en el mercado. Hace alusión más a cómo se lleva con los que en la academia fueron sus amigos y que tras salir del programa le han dado la espalda. Los concursantes del talent show han ido centrándose poco a poco en sus respectivas carreras y han descuidado en parte los vínculos que crearon durante el programa. Pero Ana Guerra sube la apuesta y no duda en mostrar su opinión al respecto, confesando que se siente traicionada por alguno de ellos que, a pesar de ser sus amigos cuando eran anónimos, le han retirado el trato cuando han visto que ella no era “tan importante” en la industria de la música.

Ana Guerra amigos OT
Foto: ‘Fuera del mapa’

La cantante cree que algunos de sus compañeros no han querido asociarse a ella al ver que su carrera no ha despegado tan fuerte como la de Aitana o Lola Índigo, por ejemplo. Esto le ha provocado una desazón emocional y un sentimiento de envidia al ver a sus compañeros triunfar y cómo esto les separaba más como amigos: “Envidiaba muchas carreras de compañeros que habían salido del programa, algo que desapareció cuando tenía un disco hecho y decidí no sacarlo, porque quería cantar otras cosas; se lo conté a la compañía y ahora canto lo que quiero cantar. Ahí me desaparecieron todas las envidias”, confiesa sincera a Alberto Chicote, reconociendo que en un principio no fue sencillo encontrar su hueco y decir no a lo que podría ser una carrera meteórica, pero que finalmente optó por ser leal a sus propios gustos y encaminar su andadura en la música hacia donde se siente cómoda.

Pero Ana Guerra no quiere personalizar en nadie y menos aún a la hora de dejar críticas veladas al trato que alguno de ellos le ha dado tras salir de ‘Operación Triunfo’. En su lugar, ha querido salvar a los dos únicos amigos que atesora de esta experiencia que le cambió la vida: Roi Méndez y Ricky Merino. La cantante canaria confiesa en ‘Fuera de mapa’ que ellos son los únicos que no le han retirado la palabra y habla con ellos casi a diario: “No me imaginaba la vida sin cada una de las 15 personas que entraron conmigo en la academia. Cuando salimos, a todos no nos fue igual (…) Me llevé una decepción enorme. Yo hubiera dado todo para que eso no sucediera”.

Ana Guerra amigos OT
Foto: ‘Fuera del mapa’

Y es que han pasado de ser amigos a simples rivales en el sector discográfico, aunque no les guarda ningún rencor por ello: “Me llevo increíble con todos, les quiero un montón, tenemos un grupo, hablamos. El otro día estuve charlando con Aitana un rato por Whatsapp. Aitana y yo cuando salimos lo habíamos petado con ‘Lo malo’ y estábamos juntas 24/7. Mientras todo el mundo siguió su camino, Aitana y yo seguíamos juntas”. Esto cambió porque sus agendas se lo han dificultado, aunque no ha desaparecido el cariño y siempre tienen la tecnología a su servicio para poder sentirse algo más cerca, como así dice que hacen.