La reina Máxima de Holanda sorprende en su última salida pública luciendo un precioso abrigo de la firma que conquista a las ‘royals’.


La reina Máxima de Holanda ha vuelto a lo grande. Aunque ahora la mayoría de su agenda oficial está centrada en videoconferencias desde dentro de palacio, es un gusto volver a verla en actividades presenciales, retomando poco a poco el pulso de la calle. Así ha cumplido con sendas visitas a la escuela Valentine en Róterdam-Delfshaven y a la compañía petroquímica Huntsman Holland BV, en Róterdam-Botlek. Se trataba de conocer unos proyectos piloto de introducción de autotests y tests rápidos en los sectores de la educación y la industria para luchar contra el coronavirus.

En las últimas intervenciones de la esposa del rey Guillermo la habíamos visto sentada ante una pantalla de ordenador, a menudo con gafas de ver (una costumbre que han adquirido muchas otras royals), pero en esta ocasión se paseó con brío y desplegó esa cercanía suya tan legendaria. Su atuendo, una vez más, volvió a ser objeto de atención y análisis.

Gtres.

Un abrigo oversize de cuadros protagonizaba su estilismo. Era de la firma Natan, que es una de sus favoritas, al igual que de la reina Matilde de Bélgica, y lo lucía sobre los hombros en un gesto muy chic. No es la primera vez que lo llevaba, pero sí de esta manera. Si en otras ocasiones optó por ponérselo con un fondo de color mostaza, esta vez eligió el azul marino con un jersey de cuello alto, sobre el cual colocó un cinturón de cuero, y unos pantalones anchos de efecto «pierna infinita». Para rematar el look, unos guantes de piel al tono. Este suele ser un complemento con el que Máxima marca la diferencia y acentúa su imagen más ‘lady’.

PRONTO UNA DE SUS HIJAS VOLARÁ DEL NIDO

Casa Real

Máxima de Holanda visitó las instalaciones y mantuvo sendos encuentros con los responsables de cada lugar. Eso sí, con su mascarilla por delante (una pieza negra) y manteniendo la distancia de seguridad con las otras personas. Posteriormente regresó a su residencia de Huis ten Bosch, en La Haya, donde la esperaban su marido y sus tres hijas.

La mediana de ellas, la princesa Alexia, volará del nido familiar el próximo curso, según ha comunicado la Casa Real. La jovencita, de 15 años, comenzará el Bachillerato en el UWC Atlantic College de Gales, el mismo lugar donde estudiará la Princesa Leonor. Así que serán compañeras. Desde la Casa Real ya se han apresurado a decir que los estudios de la princesa son asuntos privados y que esperan que se respete su privacidad durante este tiempo.