Los Reyes Guillermo y Máxima de Holanda han tenido que pedir perdón de nuevo por su viaje a Grecia, después de que lo hicieran y no convenciesen a nadie


La última polémica que ha salpicado a la Familia Real de Holanda les sigue pasando factura, a pesar de que el supuesto agravio cometido contra su pueblo se subsanó tan solo 24 horas después y ya han pedido perdón. El rey Guillermo y la reina Máxima de Holanda decidieron aprovechar el pasado puente para emprender un viaje a su residencia veraniega en Grecia, sin saber que con ello estaban cometiendo una infracción y daban el peor de los ejemplos a sus ciudadanos.

 

Horas antes de tomar el vuelo que les llevaba a su mansión griega, el gobierno holandés anunció el endurecimiento de las medidas de contención del coronavirus, aconsejando a todos sus ciudadanos que permaneciesen en casa, que saliesen lo mínimo posible y siempre con justificación probable y, por supuesto, limitar los viajes fuera del país a casos de extrema necesidad. Ante estas restricciones, chocaba que los Reyes de Holanda decidieran emprender una escapada para disfrutar de sus días de asueto en su ya polémica mansión en la Península del Peloponeso.

A pesar de que el rey Guillermo y la reina Máxima de Holanda decidieron regresar de su polémico viaje tan solo 24 horas después de aterrizar, no lograron salvarse del escarnio público. Los medios del país se les echaron de encima, las redes sociales echaron humo y ni tan siquiera con el perdón público de la familia a través de un comunicado de prensa logró frenar los fatales comentarios. Es por eso que han decidido ahora dar la cara, volver a pedir perdón, pero esta vez llevando sus disculpas en persona a través de un vídeo con el que reconocen su error y piden perdón una y otra vez a su pueblo.

Foto: Gtres

Reproducimos íntegro el mensaje del Rey Guillermo de Holanda:

“Con pesar en mi corazón me dirijo a ustedes. Nuestro viaje a Grecia ha provocado fuertes reacciones de muchos holandeses. Duele haber traicionado la confianza en nosotros. A pesar de que el viaje estuvo en línea con las regulaciones, fue muy imprudente no tomar en cuenta el impacto de las nuevas restricciones en nuestra sociedad. Nuestra propia decisión de regresar se tomó al darnos cuenta de que no deberíamos haber ido.

Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, hemos hecho todo lo posible, dentro de los límites de la política de la Corona, para encontrar espacio y estar allí tanto como sea posible para todos los que buscan apoyo en tiempos inciertos. Es un momento difícil para todos. Un tiempo de carencias, limitaciones y preocupaciones. Del miedo, la ira y la inseguridad también. Hemos escuchado las historias conmovedoras en muchos encuentros, en persona y digitalmente. Nos sentimos conectados con vosotros y con todas aquellas personas que se han visto afectadas directa o indirectamente.

Continuaremos trabajando con vosotros para eliminar el coronavirus. Para que todos en nuestro país puedan retomar la vida normal lo antes posible. Eso es lo más importante ahora y continuaremos haciéndolo, lo mejor que podamos. Estamos involucrados. Pero no somos infalibles«.