Leonor y Sofía, las ausencias reales que han marcado la celebración del Mundial de Baloncesto

Este fin de semana ha sido de lo más importante para la historia del deporte español. Tras dos partidos de infarto, la Selección Nacional de Baloncesto consiguió hacerse el pasado domingo con la Copa Mundial de la FIBA. Una gran hazaña que llevó a los jugadores al Palacio de la Zarzuela, donde han estado con los Reyes y donde ha habido dos sonadas ausencias.

Leonor y Sofía reclaman su trono para dejar de ser las niñas de Letizia

16Vídeo: Los Reyes, con La Roja de baloncesto

15Un día para la historia de España

Con la resaca de la victoria todavía en el cuerpo, los jugadores de la Selección Nacional de Baloncesto llegaron este lunes a Madrid donde, además de celebrar la victoria con miles de aficionados, estuvieron un rato con don Felipe y doña Letizia.

Descubrimos todos los secretos de las mochilas de las infantas 

14Un récord para el deporte

Un nuevo récord para el deporte español que la reina Letizia celebró luciendo su color fetiche, el rojo, que además es el mismo que jugadores como Rudy Fernández o Sergio Llull han defendido con pasión durante los últimos partidos.

13Lo celebraron con los Reyes

Todo el mundo esperaba que, además de los Reyes, también estuvieran presentes en esta recepción tan emotiva sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Sin embargo, las pequeñas se convirtieron en las grandes ausentes de la jornada. 

Letizia coquetea con las firmas parisinas: ¿se han convertido en sus favoritas?

12Las grandes ausentes

La audiencia ha tenido lugar un lunes por la mañana y las dos pequeñas se encontraban en el colegio. Si bien es cierto que se han ‘saltado’ alguna clase para acudir a algún que otro acto, en esta ocasión no ha sido así y es que el curso acaba de comenzar.

11Siempre habían apoyado a los ganadores

A pesar de que se las echó de menos, lo cierto es que ya desde muy pequeñas han estado apoyando al deporte español. Cuando la selección de fútbol se hizo con la Copa Mundial de Fútbol de 2010 sí que estuvieron presentes junto a sus padres y sus abuelos paternos.

10Tenían que ir al colegio

Este es un año decisivo para ambas, pues va a ser el primero en el que comiencen a acudir a actos tan señalados como los Premios Princesa de Asturias. Quizás por eso los Reyes han decidido que era mejor que este lunes acudieran a clase para poder ausentarse en el futuro.

9Las victorias en el fútbol fueron en verano

Y no, no es que la Familia Real tenga preferencia por el fútbol, sino que las victorias futbolísticas siempre han caído en verano, esto es, cuando la princesa y la infanta estaban de vacaciones escolares. 

8Conocen a grandes estrellas del deporte

Leonor y Sofía han vivido el sueño de muchos niños de su edad, conocer a algunos de los mejores deportistas de la historia de España como Iker Casillas, Sergio Ramos o Gerard Piqué. ¡Qué envidia!

7Incluso intentaron levantar la copa

Pero no solo eso, también tuvieron oportunidad de tocar con sus propias manos esas copas que simbolizaban el triunfo y que, además, intentaron levantar entre las dos muy divertidas. 

6Desde pequeñas han estado ligadas al deporte

Don Felipe y doña Letizia siempre han querido que el crecimiento de sus hijas fuera ligado al deporte. Además del que ellas mismas practican, también las han llevado a ver partidos importantes como la final de la Champions League de 2016.

5Pero no solo al fútbol y al baloncesto

Pero no solo las han hecho interesarse por el fútbol o el baloncesto, dos de los más populares, sino también por otros en alza como el tenis. Antes de convertirse en Reyes, las llevaron a disfrutar de un partido de tenis entre Rafa Nadal y Roger Federer.

4Don Felipe y doña Letizia son grandes forofos

Tan solo había que ver los rostros de los Reyes para darse cuenta de que estaban disfrutando de la recepción a los jugadores de la Selección Española de baloncesto.

3Les puede enseñar su medalla

Aunque Sofía y Leonor no pudieron estar presentes, seguro que don Felipe las hizo partícipes al mostrarles la medalla de oro que le colocó el capitán de la selección, Rudy Fernández.

2Por un rato no tuvo que ‘agacharse’

Además, por un rato el Rey, que mide 1,97 metros, no tuvo que agacharse y es que muchos de los jugadores son incluso más altos que él.

1El deporte es muy importante para él

A lo largo de su vida el rey Felipe ha demostrado que le encanta el deporte, sea cual sea. La primera vez que lo dejó claro a nivel mundial fue durante los Juegos Olímpicos de Barcelona, en los que fue abanderado olímpico.