Siempre se ha creído que el príncipe Carlos jugó a dos bandas con Camilla y Diana de Gales, ahora esta historia se reformula con un nuevo testimonio de un hombre de confianza para el matrimonio y que le chivó a Carlos que su mujer le había sido infiel


Todos creemos conocer a pies juntillas lo que sucedió entre la princesa Diana de Gales y el príncipe Carlos de Inglaterra. Siempre se ha considerado al hijo de la reina Isabel II el culpable de la infelicidad de su esposa, centrando la atención en su eterna relación con la ahora su esposa, la duquesa de Cornualles. Sin embargo, la verdad impuesta desde hace años podría dar un giro de 180 grados si atendemos a lo que dice ahora Allan Peters, quien fuese oficial de protección de Lady Di, que asegura que fue ella la primera en traspasar la línea de la deslealtad, acusándola de haber sido infiel al príncipe Carlos antes de que este cayese rendido ante los encantos de Camilla Parker Bowles.

Según este hombre de confianza para la princesa Diana de Gales, fue ella la primera en tener una aventura fuera del matrimonio. Con esta revelación echaría por tierra lo que se ha entendido siempre como una verdad sin fisuras, como la mostrada en la exitosa serie de Netflix ‘The Crown’, de que el malo de la película era su marido, colocándola a ella como víctima de un matrimonio infeliz y de un esposo que tan solo tenía ojos para su amante, ahora esposa. Ahora esta historia, esta verdad, podría reconstruirse, si se atiende a la información que ahora desliza el que fuese protector de Lady Di como miembro de la familia real británica.

Diana de Gales y el príncipe Carlos
Foto: Gtres

Este extrabajador al servicio de la primera familia británica asegura que el príncipe Carlos se dejó mimar por Camilla Parker Bowles no como traición a la princesa Diana de Gales, sino porque ella le habría sido infiel con anterioridad y él se refugió en una amiga íntima. Poco a poco comenzó a resurgir un sentimiento que iba más allá de la amistad, siempre según su versión, al sentirse decepcionado por la inesperada deslealtad de la mujer a la que amaba. Pero, ¿con quién fue infiel la princesa Diana? Según Allan Peters, la tercera persona en su matrimonio era otro oficial de protección, el fallecido Barry Mannakee, asegurando que Camilla llegó después de estos encuentros y no antes, como siempre se había creído.

“La percepción popular es que el príncipe Carlos tuvo una relación con Camilla Parker Bowles durante todo el matrimonio con Diana de Gales, y ese no es el caso, es una información equivocada”, sentencia Allan Peters en conversación con la CNN. Quiere hacer justicia con la historia y dejar claro que el príncipe Carlos no es el culpable de todos los males de su mujer, porque “la primera persona que se extravió fue la princesa. El príncipe Carlos volvió a ver a la señora Parker Bowles después de enterarse de su romance con Mannakee”, asegura tajante.

Diana de Gales y el príncipe Carlos
Foto: Gtres

“Comencé a notar que su comportamiento era inusual cada vez que estábamos cerca de Mannakee, así que decidí hablar con ella al respecto. Durante los primeros 20 minutos, ella lo negó categóricamente. Pero luego me dijo exactamente lo que estaba pasando y afirmó tener una relación con Mannakee”. Fue entonces cuando el responsable de la seguridad de la princesa Diana de Gales se enfrentó a la difícil pregunta del príncipe Carlos, que ya sospechaba que algo no andaba bien en su matrimonio. Le preguntó directamente si sabía qué le pasaba a su mujer, pues su forma de actuar era extraña desde hacía un tiempo, a lo que él, que ya sabía lo de su affaire extramatrimonial, le indicó que “mejor habla con ella directamente”.

Tras esta conversación, el príncipe Carlos, siempre según Allan Peters, regresó a pedir ayuda a su protector y le comunicó que a Lady Di parecía molestarle sobremanera que Barry Mannakee iba a dejar su puesto en el departamento diplomático, a lo que añadió que “si tanto le preocupaba, Barry podría quedarse”. No sabía lo que se estaba cociendo a sus espaldas y finalmente el hombre de confianza de Diana de Gales se vio obligado a dejar caer la verdad para que el príncipe Carlos no cayese en el error de retener en palacio al hombre con el que le estaban siendo supuestamente desleal. Le dijo que si Mannakee se quedaba, el que se tendría que ir era él, momento en el que el hijo de Isabel II de Inglaterra cayó en la cuenta y se marchó “muy conmocionado y molesto”. Así es como, según esta fuente, él terminó acudiendo a los brazos de Camilla en busca de consuelo, para encontrar al final el amor que aún a día de hoy siguen atesorando, a pesar de las duras críticas que durante todos estos años han cosechado.