Las manos del Príncipe Carlos han despertado las alarmas en el Reino Unido. Mientras unos se han preocupado por su estado de salud, otros se han mofado de su hinchazón.


Las fotografías de las manos del Príncipe Carlos han dado la vuelta al mundo en cuestión de horas. Y es que el Heredero al Trono de Inglaterra tiene las manos más hinchadas que nunca. Lo cierto es que el hijo de Isabel II siempre tuvo unas manos bastante gruesas y anchas, pero el aspecto que lucen últimamente ha hecho despertar las alarmas. ¿Podría tener un problema de salud?

En las redes sociales, miles de usuarios se han tomado a risa el abotagamiento y el color rojizo de sus extremidades. Para otros, en cambio, podría tratarse de una señal de que el padre de los Príncipes Guillermo y Harry quizás padezca una dolencia que le ocasione tanta inflamación: retención de líquidos, problemas circulatorios, artritis o gota.

Carlos ha bromeado con sus «dedos salchicha»

En el año 2012, en su viaje oficial por Australia, el propio Carlos bromeó con el aspecto extra voluminoso de sus manos y llegó a asegurar que tenía «dedos salchicha». En aquella ocasión confesó que es algo que vigilan sus médicos, pero Buckingham nunca se ha pronunciado sobre este asunto. El último comunicado de la Casa Real británica sobre el estado de salud del Príncipe de Gales tuvo lugar a finales del pasado mes de marzo, cuando se anunciaba que había dado positivo por coronavirus. Una situación que tuvo al país en vilo, ya que a sus 72 años forma parte de los grupos de riesgo. «El Príncipe de Gales ha dado positivo por Coronavirus. Ha estado mostrando síntomas leves, pero por lo demás sigue con buena salud y ha estado trabajando desde casa durante los últimos días como de costumbre», rezaba un escrito hecho público desde Clarence House. Cuando conocieron el diagnóstico, Carlos y Camila se encontraban en la residencia campestre de Birkhall, en el estado de Balmoral (Escocia). Allí decidieron guardar cuarentena cuando estalló la pandemia. Por suerte, apenas una semana después, Carlos se recuperaba del todo de la Covid-19.

Sus manos (y sus pies) también fueron objeto de miradas en su viaje a la India

Que Carlos de Inglaterra tenga las manos hinchadas y enrojecidas no es cosa nueva. En marzo del año pasado se le pudo ver con el mismo problema durante la visita de los reyes Felipe VI y Letizia con motivo de la inauguración de la exposición ‘Sorolla, maestro español de la luz’ en la National Gallery de Londres.

Asimismo, en noviembre de 2019, una vez más, volvió a llamar la atención la fisonomía de sus manos durante se hizo aún más evidente en su visita al Templo Sikh de Bangla Sahib, en Nueva Delhi. Al descalzarse para entrar en el edificio las cámaras de la prensa gráfica inmortalizaron la notable hinchazón de los dedos de sus pies. Entonces sus manos también lucían extraordinariamente tumefactas. Poco después de su gira en la India, la edición británica del diario ‘Metro’ indicaba que «el Príncipe de Gales a menudo sufre de hinchazón de manos y pies durante los viajes al extranjero, especialmente a los climas cálidos». También apuntaba que al hijo de la soberana se le suelen ‘abombar’ las manos después de los vuelos vuelos largos. En cualquier caso, hasta la fecha no ha mostrado dificultad alguna para mover los dedos o las articulaciones de la mano, por lo que el abultamiento de sus extremidades no le impide el normal desarrollo de sus compromisos profesionales como número 1 en la línea sucesoria al Trono de Inglaterra.

Las mofas sobre las manos del Príncipe Carlos en las redes

A lo largo de los últimos días, los usuarios de las redes sociales se han cebado con sus manos y han hecho comentarios de todo tipo, desde jocosos hasta ferozmente crueles. «Dónde está su anillo de boda?», ¿Qué está pasando con sus manos? Se ven raras… ¿han sido retocadas con Photoshop?» o «Tiene manos de trabajar en el campo sin dar palo al agua» son algunos de los tuits más vistos esta semana en Twitter sobre este tema.