La princesa Estelle de Suecia, de 7 años, ha sufrido un aparatoso accidente mientras esquiaba con su familia en los Alpes suizos. Se ha roto una pierna y deberá estar con muletas varias semanas


La pequeña Estelle de Suecia ha sufrido un accidente mientras esquiaba en los Alpes durante sus vacaciones navideñas junto a sus padres, la princesa Victoria de Suecia y Daniel Westling, así como su hermano pequeño Oscar. La familia real sueca ha decidido emplazar sus celebraciones navideñas en la popular estación suiza, donde han despedido el 2019 y recibido el nuevo año con un percance y es que fruto de este accidente que ha sufrido su primogénita, la pequeña se ha roto una pierna.

Aunque la caída de la princesa Estelle no revistió gravedad, sí que ha provocado una rotura de tibia mientras se encontraba esquiando en los Alpes. La pequeña, de 7 años, es una experta esquiadora, pero quizá la confianza de su buen hacer ladera abajo ha provocado un accidente que terminó con la familia al completo en el hospital. Los médicos allí no tardaron en realizarle una radiografía que confirmaba sus sospechas, ha sufrido una rotura de tibia que la mantendrá en reposo las próximas semanas, ayudándose de unas muletas para poder caminar.

Así lo ha confirmado ya desde el gabinete de comunicación de Casa Real de Suecia, tras la publicación de este accidente en varios medios de comunicación. Pese al susto inicial, han querido tranquilizar a todos, confirmando que Estelle de Suecia ya se encuentra bien y que tan solo debe pasar la tediosa recuperación que, para un niño, tan solo le limita en sus ganas de seguir jugando y explorando el mundo.

A consecuencia de este accidente sufrido por la princesa Estelle de Suecia, sus padres se han visto obligados a cancelar sus vacaciones en los Alpes, regresando ya a su casa para cuidar de la pequeña, mientras aún duran las vacaciones navideñas. Eso sí, harán un alto en sus quehaceres, dado que se les espera en Oslo, para asistir a la misa funeral en memoria de Ari Behn, exmarido de la princesa Marta Luisa de Noruega, con el que atesoraban una buena amistad antes de que se suicidara el pasado día de Navidad.