Ylenia confiesa que empieza a sentir «cosas» por Alejandro Albalá en ‘GH Dúo’

La de Benidorm no está pasando por un buen momento tras ver a Sofía Suescún volver a entrar en la casa donde se estaba fraguando su historia con Alejandro

La casa de ‘GH DÚO‘ está siendo el escenario de una inesperada historia ¿de amor? protagonizada por Ylenia Padilla y Alejandro Albalá. Lo cierto es que lo que parece un romance incipiente tiene muchos obstáculos que superar pero la de Benidorm ya ha reconocido qué es lo que siente por el exnovio de su amiga Sofía Suescun.

Leer más: Ylenia reconoce de qué se ha operado y lo mucho que se arrepiente

«El Alejandrito, que es para cogerlo así en brazos y decirle, ven aquí, mi niño. Ven aquí, que te de un abracito pequeñito, un abracito así con lengüita pequeña», han sido las palabras con las que Ylenia ha descrito lo que le produce el exnovio de su amiga. Unas sensaciones que llegan después de una semana intensa en la que el acercamiento entre los dos ha quedado tan patente que ha llegado a molestar a Sofía, que ha reconocido no estar digiriendo bien lo que estaba surgiendo entre su amiga y el que fuera su novio en el pasado.

Leer más: Alejandro Albalá declara su amor a Sofía Suescun y ella rompe a llorar

Sofía, siempre en la mente de Alejandro Albalá

La relación entre Alejandro Albalá y Suescun es un constante ir y venir. Aunque entraron en el concurso siendo exnovios, el ex de Chabelita confesó que no solo seguía enamorado de Sofía, sino que pensaba que era la primera mujer por la que había sentido cosas de verdad. Durante el paso de la navarra por el ‘reality’, el acercamiento fue haciéndose patente aunque la hija de Maite Galdeano nunca se mostró clara con el que fuera su chico.

La expulsión de Sofía supuso un gran disgusto para ambos, pero no para Ylenia. Si cabía alguna duda al respecto, no hay más que prestar atención a la incomodidad de la rubia ante la repesca de su amiga. Risas incómodas y frases sin sentido fueron lo único que la ex de Fede fue capaz de decir al ver cómo Suescun volvía a ocupar toda la atención de Alejandro nada más entrar a la casa.