Después de cuatro años sin pisar un plató, la madre de Rocío Flores ha vuelto a televisión como colaboradora de ‘Lazos de sangre’. Así ha sido su vuelta ante las cámaras.


Después de cuatro años alejada del medio, Rocío Carrasco ha regresado a televisión. Lo ha hecho para sentarse como tertuliana en ‘Lazos de sangre’, el programa presentado por Boris Izaguirre en el que se repasa la biografía de grandes sagas familiares de nuestro país. El espacio, dedicado también a grandes artistas nacionales, ha estrenado temporada en su plantilla con la hija de Rocío Jurado. Su vuelta ha resultado algo fría. Especialmente en los primeros minutos de emisión. En su reaparición ante los focos no ha habido besos ni abrazos con sus compañeros. Como consecuencia de las medidas de seguridad ante la crisis sanitaria, no le ha quedado más remedio que medir las distancias con sus colegas. Pero no es lo único que ha tenido que controlar. También ha medido cada una de sus palabras. Algo muy habitual en ella.

Nada más arrancar el programa, el venezolano la recibía con cariño. «Estoy encantada de volver a TVE, que es la primera televisión en la que yo trabajé. Es casa», decía. Su lenguaje corporal revelaba una enorme seguridad en sí misma. Rocío ha vuelto. Y ha vuelto tremendamente poderosa. Guapa a rabiar. Los rizos arremolinándose entre sí en su larga y cuidada melena. Y enfundada en un chándal rojo de efecto metálico que bien podría ser un intencionado homenaje a su madre, una de las estrellas nacionales que puso de moda y llevó con enorme dignidad llevar ropa deportiva con tacones.

Así recuerda a Carmen Sevilla: «Es una mujer muy entrañable»

En su retorno mediáticoRocío ha hablado de Carmen Sevilla, a quien el programa ha dedicado su primera entrega de 2020. De la icónica actriz que revolucionó los primeros años de vida de Telecinco en los noventa ha destacado su carácter bondadoso y tierno. «La recuerdo con ternura. Carmen es ternura en sí. Es una mujer muy entrañable y muy tierna. Era una mujer demasiado transparente».

El día del funeral de su madre, la sevillana le dedicó unas bonitas palabras de apoyo. «Me dijo unas palabras muy tiernas. Se acercó a mí y me dijo: Se nos ha ido muy pronto, pero contigo estará siempre. Las imágenes son muy bonitas, pero son muy duras. Fue muy tierna conmigo en ese momento», ha relatado Rocío al recordar el funeral de su madre, cuyas imágenes se han emitido en el programa. «En ese momento no entiendes nada y no hay nada que te reconforte. A lo largo de los años hay cosas que se te quedan y cosas que no. Esa sí que quedó. Vas analizando y vas pensando y Carmen tenía toda la razón del mundo», añadía. «Me hizo la señal de la cruz en la frente, que es muy de madre, muy de protección. Ahora lo he comprendido: mi madre está y estará siempre».

A medida que iba avanzando e su discurso, Rociito se iba relajando paulatinamente. Un directo siempre impone. Y ella llevaba mucho tiempo alejada de este tipo de tensiones. Poco a poco ganaba confianza en sí misma. La mirada directa a su interlocutor. La voz firme. Su pose solemne en el centro del plató delataba lo bien que sigue dominando el escenario. La hija de ‘la mas grande’ se ha hecho enorme apenas unos minutos después de arrancar su discurso ante millones de espectadores. Digna heredera de su madre, se ha crecido ante este nuevo reto.

«Siempre tengo presente a mi madre»

El momento más esperado para la audiencia llegaba cuando Rocío ha recordado a su madre desde el plató de La1. «Mi madre no era diva en casa. Llegaba y la veías con un rolete haciendo lentejas. Cocinaba… ¡Le hubiese encantado ir a ‘MasterChef Celebrity!», admitía. «Siempre la tengo presente. A cada minuto del día, con cada cosa que pienso. Me parezco en muchas cosas a mi madre. Me acuerdo de ella todos los días».

De su madre ha dicho también que era «una gran imitadora. Imitaba las voces de Estrellita Castro, de la Niña de los Peines, de Nati Mistral… cambiaba el registro de la voz». Y ha señalado que tanto ella como las mujeres de su generación abrieron el camino a la mujeres de nuestros días: «Siempre he defendido que mujeres como mi madre, como Lola Flores, son el principio de la mujer de hoy. Son mujeres que han reivindicado con su forma de vivir, con su forma de expresarse».

El gesto de Rocío Carrasco en la presentación de ‘Lazos de sangre’

La última vez que Rocío Carrasco se puso delante de las cámaras fue en el año 2016, en ‘Hable con ellas’, producido por Mediaset en colaboración con La Fábrica de la Tele. Desde entonces, apenas se ha dejado ver ante los focos. Su puesta en escena más reciente tuvo lugar el pasado 15 de junio, durante la presentación del programa de TVE. Allí, la hija de ‘la más grande’ eludía responder a las preguntas de los medios. En vez de quedarse en la rueda de prensa, optaba por marcharse y dejar que sus compañeros respondiesen a las preguntas sobre su incorporación. Un feo gesto con los medios que vaticinaba cuál iba a ser su actitud ante este nuevo desafío profesional: con la implicación justa e imprescindible que requiere el formato. Poco más.