Belén Esteban ha animado a la audiencia de ‘Sálvame’ revelando cómo prepara uno de sus platos estrella: la tortilla de patata. La colaboradora se ha puesto en contacto con Jorge Javier Vázquez y otros compañeros de programa. Y, a través de videoconferencia, ha contado, paso a paso, cómo prepara esta receta tradicional de la gastronomía española.

«Os echo de menos», decía la madrileña en su conexión con sus colegas desde la cocina de su casa. «Tengo unas ganas de verte y de tocarte», le respondía Jorge Javier Vázquez.

Así, Belén daba comienzo a la preparación de su tortilla en pleno directo. «Me sale fenomenal, soy muy cocinilla», decía. «Cuando todo esto acabe me comprometo a hacerla en el plató. Las patatas he tenido que freírlas antes porque si no no da tiempo. Tengo la patatas cortadas ya con un poco de sal».

La receta de Belén es la que le enseñó su madre

La de Paracuellos del Jarama explicaba que los ingredientes de su plato son: «Huevos, una cebolla y tortilla de patata». El presentador le preguntaba, entre risas: «¿Los ingredientes de tu tortilla son huevos, cebolla y tortilla?». «Perdona, patata, que me he puesto nerviosa», matizaba ésta.

Puesta en faena, Belén comentaba que para cortar las patatas usa «una tablita» de madera que tiene en su cocina. «En la tabla corto la cebollita muy pequeñita y se echa a freír. Cuando la cebolla esté dorada, no quemada, echamos la patata cortada pequeña en la sartén», añadía. «A mí me gusta hacerla como me enseñó mi madre. Pongo el aceite a seis, a fuego medio, y cuando la cebolla está doradita lo saco».

«¿Te gusta la tortilla con pan bien mojadita o no?», le preguntaba el presentador. «Hoy no es el caso, pero cuando hago tortilla de patata siempre hago mayonesa. Todo muy mediterráneo», respondía la ex de Jesulín de Ubrique.

Un consejo «muy importante» que ha dado belén a la audiencia tiene que ver con la higiene. La limpieza, ante todo. «Muy importante, las manos lavadas. Siempre me las lavo antes y cuando estoy cocinando». Además de las manos, limpia las superficies de su cocina mientras prepara los alimentos. «Mientras voy cocinando me gusta ir limpiando».

La colaboradora, apasionada de «los paños de cocina de toda la vida»

Otra de las revelaciones que ha regalado ‘la princesa del pueblo’ a los seguidores del programa ha sido su pasión por los textiles del hogar. «Me gusta tener los paños de cocina de toda la vida. Soy mucho de paños, me gustan de toda la vida».

Sobre los huevos, éste es su secretillo: «Cojo un bol y pongo huevos. Suelo echar seis huevos para que quede jugosita. Me gusta batir todo bien».

Belén ha confesado que le gusta escuchar música cuando prepara platos para su familia. «Me pongo música, pero no me han dejado ponerla porque si no se ponía el sonido. Escucho reguetón, copla». También canta algunos éxitos de Isabel Pantoja, como ‘Así fue’. «Soy honesta con él y contigo. A él lo quiero y a ti te he olvidado. Si tú quieres seremos amigos. Yo te ayudo a olvidar el pasado», tarareaba.

Asimismo, pone música cada tarde a las 20 horas, cuando sale al porche de su casa «a aplaudir» a los sanitarios del país y sumarse al aplauso masivo de los ciudadanos a los profesionales que luchan por frenar el avance de la pandemia. «Pongo música y el pasodoble ‘Que viva España’. Me gusta España. Todos unidos», recalcaba.

Como diabética, pertenece al grupo de alto riesgo ante el coronavirus

Belén Esteban fue una de las primeras colaboradoras de ‘Sálvame’ que dejaron de ir al programa para evitar un posible contagio del coronavirus. Y es que padece diabetes, por lo que forma parte de los grupos de riesgo. El pasado 15 de mayo anunciaba su decisión de marcharse a casa, siguiendo las directrices del Gobierno para frenar el avance de la pandemia. Incluso advertía que permanecería más tiempo en su domicilio si fuese necesario.

«Tengo un problema, diabetes, soy de alto riesgo. El director me llamó y me dijo que era mejor que estuviera en casa. Soy muy activa, tengo mi rutina de todos los días. Con el problema que tengo es peligroso. El mensaje que quiero dar es que yo podría estar ocupando una cama pero qué necesidad si puedo estar en mi casa. Estoy bien. Voy a ordenar armarios, ver películas, leer», decía entonces.