La joven se defiende de quienes la acusan de no cuestionar a su padre: «Cuando he visto que algo no me parecía bien he tenido total libertad para sentarme con él».


Una noche más, Rocío Flores se ha pronunciado sobre sus asuntos familiares ante las cámaras de televisión. Durante la emisión de ‘Supervivientes: Tierra de nadie’, presentado por Carlos Sobera, la hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco ha revelado cómo afronta la visita de su madre el plató de Telecinco. Dentro de apenas unas horas, su progenitora responderá a todas las interrogantes que ha planteado su explosivo testimonio en su documental. Y es muy probable que aclare el motivo por el que no ha contestado las llamadas a su hija, quien denunció el pasado viernes que esta no le había cogido el teléfono cuando quiso ponerse en contacto con ella.

«Mamá tus hijos no te los ha arrancado nadie. Tus hijos están aquí. Tu hija y tu hijo. Levanta el teléfono. Llámanos. Habla con nosotros. Siéntate con nosotros. De verdad. Deja de lado todo esto y habla con nosotros en casa. Vamos a aclarar las cosas pero no quiero más daño», decía la joven en el plató de ‘El programa de AR’, donde trabaja como colaboradora.

«No tengo miedo a nada»

Ahora, la madrileña ha confesado delante de los focos cómo está viviendo las horas previas a la visita de su madre en el plató. «Digo lo mismo que dije el día que me enteré de la noticia. No tengo miedo a nada. Cada uno es libre de decir lo que quiera. Repito lo mismo: lo que dije el viernes son los sentimientos que tengo», aclaraba a Carlos Sobera cuando le preguntó por este tema. «No quiero que luego la gente en su casa mezcle las cosas. Soy colaboradora de ‘Supervivientes’. Expresé mis sentimientos porque exploté y así lo sentí necesario y lo quise hacer, porque me salió desde dentro».

© Telecinco.

Rocío Flores no solo ha explicado cómo está viviendo la tormenta familiar. También ha querido pronunciarse sobre las numerosas críticas que está recibiendo en las redes sociales. En plataformas como Twitter, Rocío Flores ha sido juzgada con dureza por no haber cuestionado públicamente a su padre. Algo que sí ha hecho con Rocío Carrasco.

«Los mismos sentimientos que expresé el viernes los he expresado con mi padre de forma privada cuando lo he creído necesario. Cuando he visto que algo no me parecía bien he tenido total libertad para poder sentarme con él y explicarle… pues lo mismo que hice el otro día, para que la gente lo sepa», zanjaba.

Telecinco

Flores ha hablado también de Olga Moreno, a la que ve más serena que al principio del concurso. «La veo mejor. Ahora la encuentro a nivel de supeviviente mucho mejor, así que tranquila por esa parte». Sobera le recordaba: «Está preguntando por ti». Y ella destacaba cuál era la máxima preocupación de la mujer de su padre antes de viajar a Honduras. «Su preocupación era si yo estaba o no en plató. No me he metido dentro de sus defensores por los motivos que yo tenga… No quiero que se malinterprete, pero ella tenía sus personas que quería que la defendieran y se está respetando la decisión de ella».

El presentador le planteaba si Olga no la había elegido como defensora en el plató para protegerla. «Sí ese era el motivo, pero no lo quería decir», contestaba, sincera. «Olga lo que quiere es que se la juzgue como concursante y no se la vincule a mí por todo lo que está pasando fuera. Que la gente en su casa no malinterprete nada porque esa es la razón». Curiosamente, Carmen Borrego -amiga de Rocío Carrasco- estaba de acuerdo con ella: «Tiene que ser así. A los que estén concursando hay que juzgarlos como concursantes y dejar fuera todo Carmen Borrego».