‘El programa de Ana Rosa’ y ‘Sálvame’. Dos programas de Telecinco en guerra raíz de la emisión de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’. Y que tiene a Alessandro Lequio y Antonio David Flores en el punto de mira.


La emisión de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ sigue provocando daños colaterales día tras día. Muchas personas implicadas en el relato de Rocío Carrasco se han cruzado duras acusaciones con la hija de Rocío Jurado han saltado, indignados, después de escuchar lo que se ha contado en el polémico documental. El programa ha removido los ánimos entre rostros conocidos como Antonio David Flores, Rocío Flores, Rosa Benito, Amador Mohedano, Gloria Camila o Raquel Mosquera, por citar a los principales ‘damnificados’. Pero también han resultado perjudicados los principales programas de televisión de Mediaset. Hablamos de ‘El programa de Ana Rosa’ y ‘Sálvame’, dos espacios de máxima audiencia de Telecinco cada vez más enfrentados a raíz de la docuserie.

Cuando arrancó el documental, el magacín de Ana Rosa Quintana procuró analizar los contenidos del mismo desde la neutralidad. Tanto la voz de la presentadora como los colaboradores procuraron ser imparciales en sus comentarios. Así dieron cabida a opiniones tan dispares como las de Alessandro Lequio, quien se ha mostrado especialmente crítico con Rocío Carrasco y le ha recriminado no hacer nada para acercarse a sus hijos, a los que no ves desde hace casi nueve años. Ana Rosa, por su parte, fue partidaria en un principio de no dejar pasar por alto las declaraciones de la empresaria después de revelar el supuesto maltrato sufrido por parte de su ex y de su hija.

Rocío Flores y Rocío Carrasco, enfrentadas en televisión

En ‘Sálvame’, en cambio, enseguida se posicionaron a favor de Rocío Carrasco. Y no tardaron en apartar de manera casi inmediata a Antonio David Flores como colaborador del programa. Desde Jorge Javier Vázquez a Carlota Corredera, pasando por Belén Esteban Lydia Lozano. Todos ellos han apoyado públicamente a la hija de ‘la más grande’, a quien pocos parecen cuestionar ahora. Hace poco Amador Mohedano, bromeaba con la nueva y recién estrenada protección de la cadena a su sobrina: «En Telecinco la han canonizado». Razón no le falta. Porque gracias a su documental ha pasado de ser la eterna vilipendiada a convertirse en una protegida por la empresa audiovisual.

Antonio DavidAnto © Telecinco/Gtres.

Las cosas cambiaron cuando ‘El programa de Ana Rosa’ contrató a Rocío Flores. A raíz de su fichaje, Ana Rosa Quintana ha dado total credibilidad a la joven, cuya verdad se opone de manera radical a la de su madre. En ‘Sálvame’ han continuado su particular cruzada contra Antonio David… Pero también han cargado cañones contra Alessandro Lequio. Tras los comentarios de Antonia Dell’Atte denunciara públicamente los supuestos malos tratos que recibió del italiano, el programa ha vuelto a emitir la entrevista que dio en 1999 a ‘Tómbola‘, en la que aseguraba haber propinado bofetones a mujeres, aunque en su defensa matizaba que se trataba de bofetones «light». De este modo, el colaborador estrella de Ana Rosa ha quedado en la picota como presunto maltratador.

Alessandro Lequio y Antonio David Flores, dos colaboradores en tela de juicio, acusados de supuestos malos tratos

Así, se han creado dos bandos claramente diferenciados en una guerra entre dos programas que se emiten en la misma cadena, pero que pertenecen a productoras ‘rivales’: Cuarzo (‘El programa de Ana Rosa’) y La Fábrica de la Tele (‘Sálvame’). A estas alturas, cada formato parece tener bien atados a sus aliados: el matinal es ya la plataforma oficial de Rocío Flores, mientras que el vespertino es el formato en el que muchas voces se han alzado para defender a Rocío Carrasco.

Este particular ‘juego de tronos’, con cruce de acusaciones entre sus colaboradores y presentadores de una misma cadena, no es nuevo. Forma parte de la particularísima estrategia de Mediaset para pescar y repescar una y otra vez a la audiencia. Una audiencia que se ha visto reforzada gracias a la emisión de los reveladores epidosios de la docuserie sobre la vida de Rocío Carrasco, pero que quizás a medio plazo acabe pasando una costosa factura a ‘El programa de Ana Rosa Quintana y a ‘Sálvame’. De momento, cada uno de ellos ya tiene a dos grandes estrellas bajo el yugo de la opinión pública: Antonio David y Alessandro Lequio. Sobre los dos pesa la sombra de los presuntos malos tratos infligidos a sus respectivas exmujeres. Es la cara ‘B’ de un disco con música marcial que suena día sí y día también en la pequeña pantalla. Y que, como en toda guerra, se ha cobrado perjudicados que en principio no contaban con resultar heridos. Y las que quedan. Porque aún estamos en el ecuador de las emisiones. Tomen asiento y no se pierdan las siguientes entregas porque aún quedan nuevas batallas por librar…