El fichaje de Rocío Carrasco ha levantado ampollas entre algunos colaboradores por su astronómico sueldo y los bajos resultados de audiencia. ¿Qué piensa la de Paracuellos de la labor que ejerce su nueva compañera? Lo cuenta en exclusiva en SEMANA.


Mucho se ha hablado de la incorporación de Rocío Carrasco a ‘Sálvame‘. Y es que lo que parecía ser el fichaje estrella de la temporada no ha traído consigo por ahora la audiencia esperada en Telecinco. Ahora se suma que, tras la filtración del elevado caché que supuestamente cobra por programa, entre 2.500 y 3.000 euros, ha generado cierto recelo entre los colaboradores de ‘Sálvame’ por considerar que no se ajusta al rango salarial que existe en el programa.

¿Y qué piensa Belén Esteban de su nueva compañera? ¿Está de acuerdo con su labor? ¿Cree que su actitud es la correcta o que va con aires de estrella? Son cuestiones a las que la de Paracuellos ha respondido en exclusiva en SEMANA.

«No va de estrella ni de diva»

Cuando le hemos preguntado su valoración de Rocío Carrasco como colaboradora, Belén se ha mostrado muy sincera. «Es que la verdad, aunque algunas compañeras no estén de acuerdo… Es una chica muy normal«, ha destacado. «Está allí, está bien y no va de estrella, ni de diva ni nada. Tengo que ser honesta, no va de eso», asegura sobre la hija de Rocío Jurado.

Telecinco

Esto contrasta con los que, en privado, muestran cierto malestar por los supuestos privilegios de Rocío Carrasco. Su sueldo por cada día que acude a ‘Sálvame’ para ponerse al frente de su sección ‘Hable con ellas’ ha levantado ampollas entre algunos compañeros del programa. Aunque reconocen que es una figura de máximo nivel, consideran que lo que se ha publicado que cobra es desmesurado.

Belén cree que Rocío Carrasco es una compañera más

Belen no entra en eso. A ella no le importa lo que puedan cobrar los demás. Ella la juzga como compañera y ahí deja claro que es una más y que no se muestra con ningún tipo de superioridad. Todo lo contrario.

© SEMANA.

Tras dar el visto bueno a la labor de su nueva compañera de ‘Sálvame’, Belén Esteban tiene muchas ganas de tomarse unas vacaciones de verano para descansar tras un año cargado de trabajo y emociones tan fuertes como la reciente muerte de Mila Ximénez. Y es que en las últimas semanas le ha tocado enfrentarse de nuevo a su exmánager, Toño Sanchís, tal y como ha contado en las páginas del nuevo número de tu revista favorita de corazón.

«Voy a llegar hasta el final. Está en juego mi dignidad», ha confesado en exclusiva en SEMANA, donde detalla los delitos por los que ha puesto la querella al que fuera su mano derecha. Estos son: apropiación indebida, alzamiento de bienes, falsedad documental contable y tentativa de estafa procesal. Y aunque volver a los tribunales a reclamar justicia le resulta algo incómodo, ha dejado claro que está tranquila y confiada «porque hasta ahora la Justicia me ha dado la razón».