Terelu Campos se derrumba: «¿Quién me va a querer a mí así?»

La hija de María Teresa Campos se ha mirado frente al espejo y ha explicado por qué se ha vuelto tan pesimista con el amor.

Terelu Campos se ha vuelto muy pesimista con el amor y por ello se ha sometido a una sesión de coaching en el programa de las tardes de Telecinco. En este, la colaboradora del espacio de La Fábrica de la Tele ha asegurado, frente al espejo, que no se quiere y no ha podido evitar derrumbarse.

7Terelu Campos cierra la puerta al amor

Terelu Campos reconoció en el espacio de Telecinco que había cerrado la puerta al amor. “Yo me he reivindicado muy poco en las relaciones, ahora no voy a empezar tirando yo de la cuerda, hasta que no me dé, yo no doy nada. Me castigo mucho y sé que soy mi peor enemiga, me permito pocas licencias. Después de todo esto que me ha ocurrido, he pensado que mi vida en ese sentido sí se había acabado«, valoraba por entonces.

6Adiós a su vida amorosa

La hija de María Teresa Campos ha explicado que tras su enfermedad «pienso que mi vida amorosa se ha acabado».

5«No me quiero»

«En estos momentos no me quiero», ha reconocido frente al espejo. «¿Quién me va a querer así? Sería normal fijarse en otra persona antes que en mí», decía Terelu rota.

4Baja autoestima

La hija de María Teresa Campos ha reconocido que sufre de baja autoestima debido a las «cicatrices emocionales» que le ha dejado su enfermedad.

3«No quería decirlo públicamente»

«No quería decirlo públicamente. Necesito tener un escudo para no sufrir más. Así también sufro pero de otra manera», reconocía.

2«Soy más que un físico»

«Soy mucho más que un físico y me veo mejor con menos pecho, estoy más fina», ha recalcado.

1Kike Calleja, su gran apoyo

“Es el hermano varón que nunca he tenido”, eran las palabras que le quiso dedicar Terelu a Kike Calleja. Después de fundirse en un tierno abrazo, el reportero le ha intentado abrir los ojos: «Es una mujer maravillosa, una madre y amiga extraordinaria y si no tiene pareja es porque no quiere, candidatos no le faltan».