César y Jorge Cadaval, Los Morancos, han sido los protagonistas de la nueva entrega de ‘Planeta Calleja’. En el programa de Jesús Calleja, los humoristas han hecho un recorrido por los principales destinos turísticos de Turquía: desde Estambul a la Capadocia, pasando por el Valle Rojo y el Valle Rosa. O Derinkuyu, una ciudad subterránea en la que Jorge sufrió un episodio de claustrofobia.

Jorge se emociona al hablar de su madre

Los complicados minutos dentro de las cuevas no fueron el único instante de angustia de los hermanos. Ambos revivieron momentos difíciles de sus vidas. Como la muerte de sus padres o de dos de sus hermanos: «uno de ellos, Carlos, de un ataque al corazón» en 2017. Por su parte, Diego, que trabajó con ellos como su representante, murió como consecuencia de un cáncer en 2011. «Cuando lo de Diego hemos trabajado hasta el día siguiente. Decía nuestro padre que las penas no hay que trabajarlas. Los demás no tienen por qué aguantar penas», subrayaba César. Estas dos duras pérdidas que se suman al dolor tras el fallecimiento de sus padres.

Y es que el clan Cadaval es una piña. Son una familia unida. Y haberse despedido de sus seres queridos aún les hace quebrar su voz. María Pérez, madre de Los Morancos, murió en 2015 a los 83 años. «Lo de mi madre me ha descolocado», reconocía Jorge. «He necesitado ayuda psicológica. Mi madre tuvo Alzheimer. Estuvo con nosotros. Nunca estuvo fuera de casa». Al hablar de la matriarca de la familia, César admitía «soy de poco llorar. Me acuerdo mucho de mi madre».

«Hemos tenido una infancia de 10, maravillosa. Venimos de una familia trabajadora, de clase media. Mi padre era un tío muy gracioso, muy cachondo«, decían.

 

1Jorge habla de sus días más oscuros

Durante los días que compartieron con Javier Calleja, Jorge recordaba el infierno vivido tras el ‘caso Arny’. «Llegué a recibir cartas con amenazas de muerte, cartas que me decían a qué hora entraban y salían mis sobrinos del colegio. Hacia siete meses que había muerto mi padre». Afortunadamente, tenía el cariño y el apoyo de su madre. «Esa mirada… la mano. Era maravilloso. Cargaba las pilas del 10». Al final, ha relatado, «salí reforzado en el sentido de que sabía lo que tenía fuera».

2"Mi hermano César es un tío de los pies a la cabeza"

También estuvo arropado por sus hermanos. «Nos quitaron contratos. Mi hermano César me dijo: ¿Tú cómo estás? Eso es lo que a mí me interesa. Es un tío de los pies a la cabeza. Yo con César… ahí no parto peras con nadie».

3Así conoció a su marido

Jorge contaba cómo conoció a su marido, Ken Appledorn, en un bar. «Era el chico de la mirada bonita. Le di mi teléfono».

4"Estoy enamorado hasta la médula"

«Llevamos 12 años casados. Y 18 de relación. Estoy enamorado hasta la médula», añadía.

5César: "Soy muy serio"

Por su parte, César admitía no estar todo el día de cachondeo. «Yo soy muy serio. A veces la gente te dice: cuéntame un chiste, dime algo gracioso. Y a lo mejor te han llegado las notas de tu hijo y tienes un cabreo tremendo».

6De gira por sus 40 años de carrera

Actualmente, Los Morancos se encuentran de gira por toda España con «X40+», un espectáculo con el que celebran sus 40 años encima de los escenarios. «Llevamos trabajando desde el 79 hasta ahora», detallaban.

7Profesionales del humor

Aunque han triunfado en televisión, lo suyo, dicen, es el teatro. Y creen que la mejor receta para el humor es la autocrítica.

8"Hay que saber reírse de uno mismo"

«Para tener sentido del humor hay que saber reírse de uno mismo, decía Lola Flores», comentaba Jorge.