La muerte de Fran Álvarez, exmarido de Belén Esteban, ha supuesto un duro golpe para su familia y amigos. Después de una intensa semana en la que sus seres queridos han estado en el foco de la noticia, su novia se ha pronunciado al respecto. Lo ha hecho a través del periodista Aurelio Manzano en el programa ‘Viva la vida’.

Ha querido zanjar los rumores que señalaban que no mantenía una buena relación con la familia de Fran: «Su familia me adora porque saben cómo lo quise y le cuidé hasta el final». Asimismo, ha desmentido que ella también ha estado ingresada en un centro de desintoxicación: «Es mentira».

Nuria se encuentra en shock

Fran Álvarez

A través de Aurelio Manzano, Nuria ha explicado cómo se encuentra una semana después de despedirse del amor de su vida: «Estoy devastada, es como si fuese un sueño del que tengo que despertar. No es real. Es el primer día que puedo hablar. Es algo que no me creo. Estoy en shock todavía. De la misma forma, también ha relatado cómo conoció al exmarido de Belén Esteban y cómo surgió la chispa entre amos.

«Somos vecinos y durante dos años pasaba por su bar. Él tenía mi hora controlada para saludarme. Un día salió a la calle a hablar conmigo, luego entró en el centro. En uno de sus permisos que vino, estaba yo en su bar y le dijo a la camarera: ‘dile que le invito a una cerveza’. Era tan tímido que no me lo quería decir él. Se sentó a mi lado y me preguntó que si me gustaba escribir. Dije que sí. Me contó que estaba en un centro y que si nos podíamos escribir. Y así empezamos. Cuando venía del centro estábamos juntos. Con él se han ido mis cartas y yo me he quedado con las suyas», ha asegurado.

Primeras imágenes de Belén Esteban tras conocerse la muerte de Fran Álvarez

«Hemos tenido momentos maravillosos»

Por otra parte, Nuria también ha querido dejar claro la situación en la que se encontraba Fran Álvarez y rota de dolor asegura que han vivido momentos maravillosos durante los ocho meses en los que han estado juntos: «Ahora que iba a volver a entrar me iba a hacer acompañante de él para cuando viniese a Madrid en sus permisos poder estar juntos. Si no, no lo podíamos hacer. La única felicidad que ha tenido en estos ocho meses ha sido conmigo. Hemos tenido momentos maravillosos y él quería luchar por nuestro amor. Me decía que era su luz. Estoy muy dolida ahora mismo y no me creo lo que ha pasado».