Mónica Naranjo: «OT es un formato muy rancio»

Mónica Naranjo se ‘desata’ al hablar del programa Operación Triunfo. A pesar de que fue una de las integrantes del jurado, el programa le parece ‘un coñazo’ y afirma que nadie está contento nunca.

Mónica Naranjo siempre ha sido una persona que ha dicho lo que piensa. La encargada de valorar a los concursantes de la pasada edición de Operación Triunfo ya tuvo que lidiar con varias críticas, donde la tachaban de borde y mal educada. Su sinceridad ha sido lo que la ha caracterizado en los programas que hemos visto, tanto OT 2017 como ‘Tu Cara me Suena’. Esta vez no iba a ser diferente, y la cantante de ‘Desátame’ se ‘desata’ hablando del programa donde estuvo.

4Mónica opina sobre el formato

Sus declaraciones para la revista Lecturas han desatado la polémica. La cantante catalana durante la presentación del álbum de Camilo Sesto ha opinado sobre el talent show líder cada miércoles: «OT’ es muy rancio. Es un formato muy rancio y nadie está contento nunca», declaraba sin tapujos la artista.

3¿Se aburrió la edición pasada?

Aunque esta vez no valora a ningún concursante, no ha querido perder la oportunidad de poner la guinda en el pastel y valorar el concurso: «Es un coñazo», sentenció. La experiencia en su paso por el programa ha hecho que tenga una percepción muy clara del concurso.

2La dificultad de valorar

Aclara en la entrevista para Lecturas que es imposible que todos estén contentos a la hora de valorar a los concursantes: «Hay una cosa que es impepinable. Si tú quieres ser artista tienes que prepararte. Un trabajo como éste necesita disciplina y sacrificio, que los chavales desconocen. Cuando intentas implicar eso en una valoración, la gente no lo entiende. Piensan que ser artista es ser una celebridad e ir a una alfombra roja, y es muy complicado», concluye la cantante.

1Su huella en el programa

La presencia de Mónica Naranjo en la edición pasada trajo mucha polémica y a la vez diversión. Su famosa frase «Y no lloré Aitana, no lloré» se convirtió en ‘meme’ en todas las redes sociales. Su manera de juzgar a los concursante no gustó mucho a la audiencia, que le tachaban de soberbia y prepotente. A pesar de su carácter, la trayectoria de la artista sirvió para aconsejar a todos los concursantes desde su experiencia personal.