La Niña Pastori confiesa que no estaba acostumbrada a pagar la cuenta

El programa de ‘Tu casa es la tuya’ se acabó convirtiendo en un concierto de flamenco. La Niña Pastori no pudo evitar dejar su voz de lado y la compartió, al igual que si vida, con Bertín Osborne.

Bertín Osborne abre las puertas de su casa familiar de Jerez de La Frontera para convertirla en una fiesta flamenca. La Niña Pastori, invitada al programa, mostró ser un torbellino de emociones y arte, como su madre, que fue también como invitada para poner la casa patas arriba.

6Los inicios de la artista

Nadie en su casa le había oído cantar, hasta que abrió la boca: «Yo era muy chica. Yo empecé a cantar desde que era muy pequeña, por lo que no tuve oportunidad de ser otra cosa», dijo.

5Era la ganadora de todos los concursos

Empezó ganando dinero en los concursos de canto, donde siempre quedaba primera: «A los ocho años vi que había un concurso, y en casa faltaba dinero. Éramos cinco hijos y todo lo que entraba era un alivio. Vi que había un concurso donde se ganaban 25 o 35.000 pesetas, y me presenté», contó. Ese fue el inicio de su trayectoria hacia el éxtio, que para ese momento todavía estaba en silencio: «Me presenté y me llevé el primer premio. Me compró mi madre una bicicleta, y a partir de ahí me empezaron a presentar a concursos. Y la verdad que tenía suerte y los ganaba», añadió la artista.

4Mucho en ella de sus padres

Sus padres fueron otros de los invitados al programa, donde su madre fue el alma de la fiesta. Su hija, afirmó que tiene mucho de ellos: «Tengo muchas cosas de mi madre, en la afición por el arte. Pero también tengo mucho de mi padre, y cada vez me noto más», decía recordando a sus progenitores.

3En su soledad, engañaba a su madre

«Cuando grabé el primer disco, acababa de salir de mi casa por primera vez. Una niña no estaba acostumbrada a estar sola. Le engañaba a mi madre. Le llamaba desde el hotel, y ella se preocupaba de que no estuviera sola, pero le decía que no, que estaba con los bailarines», dijo la Niña Pastori cuando recordaba sus inicios en la música.

2Se tuvo que acostumbrar a pagar

La anécdota de su ‘sinpa’ en un restaurante arrancó la carcajada de Bertín. La artista, al tener que iniciar su trayectoria profesional tan joven, admitía que no estaba acostumbrada a tener que pagar las cosas: «Yo estaba acostumbrada a estar con mis padres. No estaba acostumbrada a tener dinero, ni a pagar. Y recuerdo en Madrid comerme un menú, levantar e irme», comentó recordando la anécdota. «La señora me llamó, ¡no ha pagado! Es que no estaba acostumbrada», apuntó.

1También es solidaria

La artista también ha colaborado en varios conciertos benéficos, como el del pasado viernes 16 en Gipuzkoa, donde cantó en un concierto navideño para donar todo el dinero recaudado en la lucha contra el cáncer.