La Niña Pastori vivió un extraño suceso después de ver al papa Juan Pablo II

La visita de la Niña Pastori a la finda de Jerez de Bertín Osborne dio para mucho. El recorrido por su trayectoria profesional la llevó hasta una de las anécdotas de la noche, donde cuenta un suceso paranormal que vivió.

Valiente, fuerte y eternamente niña. Así definió Bertín Osborne en el pasado programa de ‘Mi casa es la tuya’ a la Niña Pastori, una artista que nació ‘sonada’ según su madre. La cantante compartió varias anécdotas sobre ella. Entre otras, el extraño suceso paranormal que le ocurrió después de cantar en la visita del papa Juan Pablo II.

6Una infancia marcada por su voz

La Niña Pastori compartió cómo vivió su infancia: «He jugado mucho, pero es verdad que me he perdido muchas cosas. Pierdes una y ganas otras», dijo hablando sobre su pronto inicio en la música. «Para mi el cante era mi vida desde muy chica. Yo tenía como un enganche con el flamenco, lo necesitaba».

5Su hija de 10 años, otro joven talento

La cantante tiene dos hija, y la mayor de 10 años parece que apunta hacia la profesión de la madre: «Mis dos niñas cantan, tienen un oído increíble. Les voy cambiando el tono y van siguiéndolo. La mayor compone, le gusta mucho escribir y leer. Como ella nos ve en el estudio a su padre y a mi, le gustará, por eso en mi último disco hay dos temas de ella», explicó a Bertín.

Leer más: La Niña Pastori confiesa que no estaba acostumbrada a pagar la cuenta

4Alejandro Sanz le ayudó en sus inicios y a día de hoy le sigue acompañando

Cuando la Niña Pastori tenía 17 años, Alejandro Sanz le prometió que iría a verla. Su tardanza en bajar al sur a visitar a la cantante, hizo que ella empezara a dudar de su palabra: «Cuando yo tenía 15 años lo conocí en el rastrillo de Madrid, pero no me pudo escuchar cantar», comentó, recordando que Alejandro Sanz le prometió que iría a verla a Cádiz, aunque ella no se lo creyó: «Y vino, me escuchó, y de ahí se hablo todo para hacer el primer disco, a los 17 años», apuntó.

3También ha cantado para el papa Juan Pablo II

Cuando visitó España el papa Juan Pablo II, la Niña Pastori cantó un ‘Ave María’ que emocionó a todos los que peregrinaron para verle.

2Después de cantarle, algo extraño le sucedió

Tras la visita del papa, la Niña Pastori tuvo una experiencia paranormal. Gustó tanto su versión del ‘Ave María’, que sus productores decidieron grabarla en el estudio para el disco, pero algo extraño interrumpe la grabación: «Estamos en un estudio para hacer el tema, y hay una lámpara de las grandes, y yo justo debajo de la lámpara. Se parte la lámpara, se rompe entera y se cae, con el Ave María sonando. Y me levanto y todo alrededor lleno de cristales, y a mi nada. Ni uno. Era como que algo me había protegido. Algo tiene que haber, porque me podría haber matado», explicó recordando el curioso fenómeno.

1La premonición de su madre

La madre llegó como un torbellino andaluz para contar las mejores anécdotas con su hija. Entre ellas, su premonición cuando estuvo embarazada de la Niña Pastori: «Bertín, yo no soy rapel, pero tengo vagina», dijo con toda la seriedad del mundo. «Soñé que tenía una niña. Mis médicos me decían, Pastora es un varón, y yo decía que no, que era una niña, y la comadre me dijo que no me hiciera ilusiónes que es un varón», explicaba recordando su parto. Cuando nació la artista, el padre estaba seguro que era un varón. Cuando la vio, en palabras de la madre, «se desmayó».