Kiko Rivera se queda a las puertas de ‘GH Dúo’

Kiko Rivera se ha quedado a las puertas de la victoria final. El hijo de Isabel Pantoja ha visto cómo los 100.000 euros del maletín se los ha llevado su máxima rival: María Jesús Ruiz. Analizamos las -posibles- causas de su derrota.

Kiko Rivera se ha quedado a las puertas de ganar ‘GH Dúo’. Un concurso que se ha visto ensombrecido por acusaciones de tongo por parte del público hasta el último momento. El hijo de Isabel Pantoja, uno de los claros favoritos de la audiencia, ha visto cómo los 100.000 euros del maletín se los ha llevado su máxima rival: María Jesús Ruiz. Pero, ¿qué ha fallado? ¿Por qué Kiko no ha conseguido ganar?

8«He sido yo mismo»

Una de sus principales bazas en el juego ha sido su naturalidad. Kiko cae bien. Ese ha sido uno de los factores que más ha jugado a su favor dentro y fuera de la casa. Sin embargo, no ha sido suficiente para que el público lo eligiera como ganador. ¿Por qué? Está claro que los espectadores se han identificado más con las lágrimas de María Jesús. Y, quizás, ha sido precisamente su enemistad con la modelo la que ha cerrado las puertas de la victoria.

7Bronca tras bronca con María Jesús Ruiz

Una de las primeras cosas que hizo Kiko al llegar al plató de Telecinco fue escuchar las declaraciones de su rival, María Jesús Ruiz, en el confesionario. Indignado, le dijo: «Eres mentirosa y falsa. Te has metido en temas que no debías tocar». Luego, se dirigió a Jordi González: «Hay muchas ocasiones en las que no la he creído». La pelea con la andaluza no cesaba. Puede que su postura, tan dura y crítica, no haya gustado al público.

6Entró en el reality para saldar una deuda con Hacienda

El Dj entró hace el pasado 8 de enero en la casa de Guadalix con un claro propósito: saldar una deuda con Hacienda. Son numerosos los pagos a los que tiene que hacer frente. De haber ganado el concurso, hubiera podido hacerlo.

5María Jesús Ruiz, su mayor rival

En líneas generales, Kiko no ha encontrado grandes obstáculos en la convivencia con el resto de concursantes. La única piedra en su zapato -y grande- ha sido María Jesús Ruiz. El concursante y la exMiss España han protagonizado duros enfrentamientos dentro de la casa. Puede que tantas peleas hayan acabado agotando la paciencia del público…

4Irene Rosales, su compañera incondicional

Irene Rosales, mujer de Kiko Rivera, entró en la casa con Kiko el pasado mes de enero. Juntos han sobrevivido a un largo encierro en el que han llegado a sufrir alguna crisis, pero siempre se han mantenido fuertes. Irene, que fue expulsada del reality hace una semana, ha sido una compañera leal al sevillano durante todo el concurso.

3Antonio Tejado, su mejor amigo dentro de la casa

Otra persona que ha jugado un papel importante durante el paso de Kiko por ‘GH Dúo’ ha sido Antonio Tejado. Ayer mismo, el joven hablaba sobre la amistad entre ambos. «He tenido buenos momentos con mi buen amigo Antonio».

2Su madre, su mayor apoyo

Si alguien ha apoyado de manera incondicional a Kiko durante su participación en ‘Gh Dúo’ ha sido su madre. «Para mí eres el ganador, no sé qué ocurrirá, pero mi campeón eres tú, para mí y toda la familia. También has ganado al darte a conocer a millones de personas que han descubierto el ser maravilloso que eres y siempre has sido. ¡Mucha suerte, mi vida! Te quiero ❤️», escribía la tonadillera en su perfil de Instagram. La cantante también ha entrado en directo para saludar a su hijo y mostrarle su cariño públicamente. Éste podría ser otro de los motivos por los que la audiencia lo ha ‘castigado’ y lo ha dejado en segundo lugar. La cuestión es: ¿Tanta exposición en medios y en redes sociales ha sido positiva para él?

1«Soy un Kiko Rivera renovado»

Kiko reconoce que entrar en ‘Gh Dúo’, en cierta manera, le ha cambiado. «Soy un Kiko Rivera renovado. Un Kiko nuevo. Diferente a lo que la gente conocía de mí. Soy el Kiko Rivera 2.0″, comentaba ayer.

Ahora, además de un Kiko nuevo, es también un Kiko decepcionado. Ha rozado el cielo con las manos. Y ha estado a punto de hacerse con el ansiado maletín. Pero no ha podido ser.