Kiko Matamoros suplica entre lágrimas el perdón de su hija Irene Matamoros

Kiko Matamoros estaba emocionado, porque cree que tiene todo en su contra. Ahora que ha perdido a casi todos sus hijos, ha tratado de recuperar a su hija Irene, mandándole un mensaje mirando a cámara y con lágrimas en los ojos

Kiko Matamosos está en un momento delicado de su vida personal, porque la relación con Cristina Pujol está haciendo aguas con tantas discusiones. Pero quizá no sea su novia de Albacete su mayor quebradero, porque también tiene frentes abiertos contra su exmujer, Makoke, así como con la mayoría de sus hijos, a excepción de Laura Matamoros. Es por eso que vemos más habitualmente al colaborador tratando de reprimir sin éxito las lágrimas, como así ha sucedido este jueves cuando habló de su hija Irene Matamoros, la más desconocida del clan.

Leer más: Kiko Matamoros explica la verdad sobre su ruptura con Cristina

Kiko Matamoros habló sin tapujos de la pelea que tuvo con Cristina Pujol y que había alimentado los rumores de ruptura entre ellos. También de los últimos ataques de Diego Matamoros y las píldoras de Makoke en sus declaraciones a pie de calle y platós. Sin embargo, sacó un tema que hasta ahora había preferido no tratar en televisión: su relación perdida con su hija Irene, quien ha preferido mantenerse al margen de la vorágine mediática, a diferencia de sus hermanos mayores.

Irene Matamoros es la hija menor que tuvo con Marian Flores, su primera mujer. Cuando él desapareció de su vida era muy pequeña y no podía comprender las diferencias que separaban a sus padres, por eso Kiko Matamoros ha querido lanzarle un mensaje a su hija para tratar de recuperar el afecto que ya daba por perdido.

Leer más: Kiko Matamoros se queda ciego y así cuenta él su drama

Kiko Matamoros, como experto en inteligencia emocional, comprende que “recuperar el tiempo perdido es imposible”. Aun así, con lágrimas en los ojos y visiblemente conmocionado por todas las polémicas que rondan sobre él, mira a cámara y le manda un mensaje a su hija Irene: “Espero que, por lo menos, intentemos reconocernos y, en la medida de lo posible, que me perdone”. Por el momento, no ha habido respuesta alguna más que el silencio que la joven ha mantenido desde el minuto uno.