La confesión de Juan José Padilla que ha dejado sin palabras a Bertín Osborne

El torero, recientemente retirado, se ha sentado en 'Mi casa es la tuya' para hacer un repaso de sus duros inicios en la profesión y de la grave cornada de 2011.

Bertín Osborne se ha trasladado a «La Gayola» para visitar a Juan José Padilla. El torero, retirado recientemente de los ruedos, se ha abierto en canal de ‘Mi casa es la tuya’ y ha repasado sus duros inicios en la profesión. El jerezano también ha hablado largo y tendido de los momentos más duros de su vida, como la grave cogida que sufrió en 2011 en Zaragoza y en la que perdió el ojo izquierdo.

Conoce a Lidia Cabello, la mujer detrás del torero Juan José Padilla, nuevo entrevistado de Bertín Osborne

8Así conoció Juan José Padilla a su mujer

«Es curioso como conocí a Lidia. La conocí cuando repartía pan. En Jerez había muchas chicas guapas y ella me enamoró. Le dije a su madre que me iba a casar con ella. Le llevaba siempre un bollito, no sé si fue por pesado o porque le guste el pan, pero terminé con ella», relataba Juan José Padilla.

7«Nunca ha querido venir a una corrida»

«Lidia era una niña especial, con mucha hermosura. No ha venido nunca a una corrida de toros. Nunca ha querido venir. Yo siempre quería que estuviera pero nunca ha querido venir, ella sufre mucho, para ella debe ser un horror», reconocía el diestro.

6«Cualquier cornada debe suponer un shock enorme para una familia»

5«No quería que fuera torero»

«No quería que fuera torero, me daba mucha pena, mucho dolor. Ahora hay teléfonos, pero antes había que esperar una llamada para ver cómo había salido todo. Intenté quitarle la idea de la cabeza, pero no hubo manera», asevera la madre de Juan José Padilla.

4«Tengo 39 cornadas»

«Tengo 39 cornadas, no soy rencoroso ni para las cornadas», reconoce ante un boquiabierto Bertín Osborne.

3La cornada que le cambió la vida

«No pensaba que me iba a pasar eso. El toro me derrumbó, se llevó la cara, el ojo. Desde que me levanté sabía de la gravedad de la cornada. Me quise poner de pie y tuve que recoger mi ojo y la cara. Andando sabía que la visión la perdía», comienza a relatar Juan José Padilla sobre la grave cornada que recibió en 2011 en Zaragoza y que estuvo a punto de quitarle la vida.

2«Le dije al doctor que hiciera lo posible por mi mujer y mis hijos»

«Andando sabía que la visión la perdía. Cuando llegué a los brazos del doctor, le dije que lo hiciera por mi mujer y mis hijos. Yo no tenía fuerza, no tenía oxígeno, sentí que me apagaba, que me moría«, explicaba el torero.

1Lo peor: la mirada de sus seres queridos

«Me tuve que enfrentar a la cara de mis hijos, de mi mujer, de mis padres, de los seres que me quieren, eso era un maldito espejo, no entendí que ellos tenían que sufrir esta cornada. Ese impacto me mantuvo alejado un mes y medio, yo notaba la tristeza de los que me miraban«, aseguraba Padilla.