Ángel Garó pide salir de la casa tras otra fuerte discusión con Miriam Saavedra

Ángel Garó no aguanta más, se planta y tras ser el protagonista de las últimas salidas de tono ha pedido a la audiencia que le expulse con sus votos este próximo jueves. El ‘GH VIP: límite 48 horas‘ trajo otra fuerte discusión entre él y su enemiga pública número uno, Miriam Saavedra. La noche ha tenido de todo: peleas, nuevos posicionamientos, confesiones de Makoke, dudosas votaciones, sospechas de tongo y dos salvados. Pero comencemos por el picante, que de nuevo tiene como protagonistas al cordobés y a la peruana.

15Miriam Saavedra y Ángel Garó vuelven a discutir

No hace demasiado que ambos se enzarzaron en una discusión muy acalorada, con ofensas hacía Perú incluidas, pero ahora han vuelto a la carga.

14Y eso que Ángel no quería

Estaba Miriam hablando y Ángel muy calladito, hasta que Jorge Javier Vázquez le picó: «Ángel Garó, estás muy calladito». El presentador sabe cómo despertar a una bestia adormecida.

13Punto de inflexión

La salida de Verdeliss dejó un clima de tensión irrespirable y a los concursantes divididos en dos bandos. Miriam y Koala están más solos que nunca, pese al tímido acercamiento de Aurah.

12El hartazgo de Ángel Garó

Sin pensárselo dos veces, el cómico se dirigió a Jorge Javier a través de la pantalla y le comunicó su firme decisión de marcharse de GH VIP por incompatibilidad con Miriam.

11«Me quiero ir»

Así lo comunicó Garó: “Me quiero ir del programa… Que me voten. No quiero enfrentarme a personas que son conocidas por ganar dinero formando espectáculos televisivos, hablando de sus intimidades», refiriéndose a su complicada historia sentimental con Carlos Lozano.

10Se planta en plena gala

Muy encendido, Ángel siguió con su discurso:  «A mí no me conoce España por hacer lo que hace ella. No quiero codearme con gente de tan baja estirpe y estoza. Ahora mismo digo que el divertimento con Ángel Garó, ha acabado. No voy a hacer nada más en el programa hasta que no me echen de aquí”, argumentó.

9Sus motivos para salir de la casa

«Este show no forma parte de mi concurso, no me siento cómodo con ciertas actitudes machacantes de Miriam, la gente desde fuera la ve divertida pero no es así dentro de la casa. No tiene una convivencia fácil y por eso ha estado nominada siempre»

8Nuevos insultos contra Miriam Saavedra

Después del último percance entre ellos, el humorista ha llamado «chusma» a Miriam: “Pido encarecidamente que me voten para irme. Quiero estar lejos de esta persona que para mí es indeseable, me voy del concurso y que se lleve ella el premio».

7Miriam mete el dedo en la llaga

«Lo que le pasa a Ángel es que no le gusta que le digan las cosas cuando cree tener razón».

6No quiere que le tachen de racista

«Me encanta Perú en todas sus facetas, tengo amigos en Málaga que son peruanos, pero digo que prefiero que Miriam se vaya a su casa a hacer estos shows tan bochornosos», dice Ángel Garó.

5Polémica por los posicionamientos

A la hora de dar los motivos por los que Ángel Garó debería abandonar la casa, los concursantes dieron versiones muy contrapuestas.

4Koala no se moja

El cantautor fue el primer salvado de entre todos los nominados (Asraf, Miriam, Ángel) y dijo que Ángel se debía ir porque «el lo está pidiendo», desatando las risas de Jorge Javier y el resto de compañeros.

3¿Tongo?

Los porcentajes de votación de los nominados tuvieron una fluctuación misteriosa y la audiencia en redes se ha quejado de un posible tongo por parte del programa, que no querría que ganase Miriam, máxima favorita del público.

2Makoke se sincera

La malagueña se sometió a la curva de su vida, una retrospectiva que sacó su lado más sensible: “Kiko Matamoros ha sido el gran amor de mi vida. Mi separación de este agosto la pongo al mismo nivel que el fallecimiento de mi padre. La separación fue muy dura para mí. Cerraba el capítulo más bonito de mi vida y sabía que no había marcha atrás”, confiesa emocionada.

1Y mientras…

Kiko Matamoros se enzarzó con algunos colaboradores en plató por la actitud de Miriam Saavedra, a la que terminó llamando «cerda»