El arrebato de celos de Kiko Rivera con Irene Rosales por un tal “Ángelo”

Kiko Rivera tiene la mosca detrás de la oreja tras escuchar en boca de Irene Rosales el nombre de Ángelo. ¿Quién es? Eso quiere saber él y se ha liado parda. Después aparece otro nombre de hombre, Carlos...

Las horas pasan lentas en la casa de Guadalix de la Sierra, donde se viven los últimos días de ‘GH Dúo’. Son cinco los finalistas que optan a llevarse el preciado maletín de 100.000 euros, pero tan solo uno se lo llevará. Sin embargo, no todos piensan tanto en él y hay quienes tienen otras preocupaciones en mente, como es el caso de Kiko Rivera, que está desesperado en un ataque de celos por saber quién es Ángelo, el hombre en boca de su mujer, Irene Rosales.

6El matrimonio vive sus días más complicados

Aunque a lo largo de las primeras semanas los piques entre Kiko Rivera e Irene Rosales eran casi anecdóticas y discutían por cuestiones como echar o no cebolla a la comida, ahora parece que le han cogido gusto a echarse en cara algunos asuntillos más serios.

5El lapsus de Irene Rosales le pasa factura

Irene Rosales estaba charlando por la casa con Alejandro Albalá cuando, sin percatarse, le llamó “Ángelo”. Puede ser un despiste inocente que pasaría por encima, sino fuese porque ahí estaba su marido y no dudó en preguntarle con insistencia quién es ese “Ángelo”.

4Kiko Rivera se pone celoso de “Ángelo”

“¿Quién es Ángelo, eh? ¿Quién es Ángelo? Venga, a ver por dónde sales… ¿Quién es Ángelo? Di quién es Ángelo?”, preguntaba una y otra vez el hijo de Isabel Pantoja mosqueado. Irene, sin más, tan solo se limitaba a decir “no sé”. Eso sí, la sombra de la duda sigue planeando.

3Kiko Rivera, con la mosca detrás de la oreja

Aunque todo pudiese ser un mero despiste, Kiko Rivera le ha dado mucho al coco al nombre de este misterioso hombre que, quizá, ni exista. Eso sí, él conoce a un Ángelo y Alejandro Albalá también, de hecho al mismo.

2Irene la lía de nuevo con “Carlos”

Si no hubiese tenido suficiente con el ya popular “Ángelo”, que casi le quita el puesto a la Ambrosia de Tejado, Irene Rosales volvió a confundirse y llamó a su marido Carlos. Esta vez tenía la excusa más a mano: “Carlos es porque me ha venido mi hermano a la mente”.

1El runrún de Kiko Rivera no termina

“Sí, ese sí, pero Ángelo no. Cuando yo salga de aquí me pondré a buscarlo”, zanjó Kiko Rivera con el tema, dejando a Irene Rosales con la sartén por el mango.