Carmen Lomana y Jordi Cruz, tensión y mal rollo en el plató de MasterChef

Los cuchillos no es lo único que está afilado en las cocinas de ‘MasterChef’ y es que, con el final del programa a la vuelta de la esquina, los ánimos están cada vez más caldeados, sobre todo entre Jordi Cruz y Carmen Lomana, que volvieron a tener un duro enfrentamiento durante el último programa.

10Con los nervios a flor de piel

Todo comenzó durante el primer reto de la noche, en el que los concursantes tenían que elaborar un plató con una curiosa mezcla de ingredientes que podían cambiar robando otros tantos a sus compañeros. Con más o menos acierto, 75 minutos después los platos estaban terminados y el jurado, cuchara en mano, listos para probarlos.

9Críticas negativas

Cuando llegó su turno, Carmen Lomana ya parecía saber de antemano lo que iba a pasar. “Yo mejor me voy, ¿no? Directamente”, decía nada más poner su creación ante los chefs. “Es que no sé que explicar, ¡si es un churro!”, reconocía ante Jordi, que le animaba a decirle que había hecho con sus 75 minutos. “Es que no me han dejado nada practicamente”, se excusaba la empresaria.

8Un resultado curioso

“Cuidado, no os vayáis a intoxicar”, advertía Lomana al jurado de MasterChef, consciente de que no era su mejor creación. “Carmen, estamos en el programa siete y ya no valen las excusas. absolutamente para nada. Aquí o cocinas o te vas. Esto en una prueba de eliminación esto es una expulsión”, sentenciaba Jordi tras probar uno de los platos.

7Seguía con las excusas

Lejos de admitir su error, la socialité continuaba explicando que a ella “estas cosas de vanguardia…”, lo que hacía enfadar a Samantha Vallejo-Nájera, que incluso se negó a probar el plato. “Esto no es ni vanguardia ni cocina. Es una vergüenza y una falta de respeto, tantas huevas de salmón… Es imposible tomarse esa cantidad de huevas.”

6Poco seria

Lejos de aceptar las críticas, Carmen comenzó a reírse de lo que le decían. “No me hagas reír, que me da vergüenza”, decía.

5Muy poco oportuno

«¿Queréis que llore? Es que yo no soy de llorar. Ahora, ¿queréis que monte aquí un pollo? ¿Que llore? Yo cuando estoy nervio a veces me río, me pasa. Sí”, reconocía.

4Discusión sobre humildad

Entonces era Samantha la que volvía a coger el testigo, animando a Carmen a ser humilde y “reconocer los errores en lugar de tratar de replicar a todo lo que se te dice».  “Samantha, yo soy muy humilde”, rebatía Lomana, a lo que la cocina respondía, tajante: “pues no se nota”.  

3Más serio que nunca

«Acabas de reírte, no tiene sentido que lo niegues. Lo único que te recuerdo es que aquí valoramos mucho la actitud. Si quieres estar en el programa, demuéstralo, sino es así, ¡puerta!”, sentenció el de AbAC, dejando a Lomana, por primera vez, sin respuesta.

2Segunda parte

Si bien parecía que había habido suficiente tensión para un solo programa, en la segunda prueba Jordi y Carmen volvieron a tener un encontronazo, esta vez con el Palacio Real de fondo. “Me has recordado a la Señorita Pepis”, le dijo Cruz porque, en su opinión, Carmen solo pedía que el resto le trajeran cosas. “Me tienes manía y es vozpopuli porque yo no he parado ni un segundo. Y sí hago autocrítica, pero no soy una superwoman”, respondía ella ante la cámara.

1No se perdió el programa

Desde su casa Carmen Lomana no se perdió el programa y aprovechó para pedir su expulsión.