Carmen Borrego: “La autoestima cada vez la tengo más baja”

Tanto cambio ha hecho que Carmen Borrego no sepa ni quién es. La colaboradora de Sálvame que aparece cada martes con una nueva propuesta de look ha estallado contra las continuas críticas de sus compañeros.

Carmen Borrego ha tenido más cambios de look que un ángel de ‘Victoria Secret’. No sabemos si se está preparando realmente para la próxima ‘Fashion Week’ o es que está buscando una nueva imagen, pero lo que sí sabemos es que tanto cambio ha pasado factura. En el programa de Sálvame del pasado martes, la hermana de Terelu estalló ante las continuas críticas que sus compañeros hacen acerca sus cambios.

7El problema lleva tiempo en silencio

Paz Padilla ya lo anunciaba antes de que se pronunciara Carmen Borrego. Según la presentadora, el martes pasado Carmen salió del plató muy mal por lo que vivió. Al día siguiente tuvo un encuentro con Cristina Soria y en la sesión de ‘coaching’ explotó.

Leer más: Kiko Matamoros pierde los papeles contra Gustavo González

6Carmen se sincera con su coach

Las imágenes de la semana pasada mostraban a una Carmen hastiada de todo lo que vivía en plató. Las palabras que le confesó a Cristina Soria fueron duras: “No quiero seguir haciendo esto. Me siento fatal. Todos los martes salgo del plató hecha una mierda y la autoestima cada vez la tengo más baja”, se sinceró, asegurando que cuando se ve en el monitor no se reconoce.

5El mono de Sálvame

Tantos cambios cada semana supone enfrentarse a la opinión de sus compañeros. Ser juzgada cada martes le está afectando profundamente: “Me siento como un mono de feria”, comentó desilusionada.

4Carmen Borrego se siente disfrazada

Fue raro ver un martes a Carmen Borrego con su look habitual. La hija de la Campos estaba algo más tranquila, pero el cabreo seguía teniéndolo. Salir cada semana con una imagen diferente hace que no esté cómoda. Ante la pregunta de Paz Padilla preguntándole cómo estaba, Carmen se sinceró: “Estoy más tranquila que el martes pasado, pero el enfado lo sigo teniendo. Cuando uno toma la decisión de un reto, y lo cumple como yo lo estoy haciendo, pues cada martes en vez de motivarme salgo desmotivada. Me siento disfrazada. No me siento bien”, sentenció.

3Belén Esteban se expresa ante el malestar de Carmen

La ‘Reina del pueblo’ no pudo quedarse callada ante las justificaciones de Carmen Borrego: “Yo voy a ser valiente y tengo que decir que cuando Carmen ha bajado, entiendo que ella no tiene el ánimo subido, y lo entiendo, pero a mí los cambios que le han hecho no me han gustado. Y la última vez que llevaba el moño a algunos compañeros le gustaba pero a mí no…”, explicó claramente Belén, a lo que Diego Arrabal buscó la oportunidad para matizar: “Te has reído”, dijo el colaborador, provocando a Belén una nueva ola de palabras hacia él: “No hace falta que seas chivato, yo sé decirlo”, le espetó.

2Un cúmulo de comentarios

Ante las explicaciones de sus compañeros por sus palabras, Carmen quiso matizar: “No critico el trabajo de mis compañeros. Me critico yo. Yo no me siento bien, cada vez que vengo al plató es una por aquí y otra por ahí, mis compañeros, los cambios que me siento disfrazada, y para colmo llega mi entrenador y dice que no me estoy portando bien. Que me diga una sola cosa Gonzalo que yo no haya hecho. He cumplido con mi reto todas las semanas”, sentenció, a lo que Belén Esteban le dio la razón.

1Se siente vigilada

La colaboradora no puede ni comerse un bocadillo de calamares en la Playa Mayor. La pobre, cada vez que sale de Sálvame, se siente más controlada que las Kardashian: “Me voy con mi marido que no está a régimen a tomar una caña, y tengo a gente por detrás que me echa una foto para ver si estoy comiendo. Es una persecución”, comentó, añadiendo que tampoco es un buen momento en su vida.
La colaboradora que más veces se cambia de vestido y estilo de pelo, recalcó varias veces que tiene sentido del ridículo y que a pesar de ello intenta superarse, pero a veces le cuesta el doble: “Me crea mucha inseguridad”, aclaró, haciendo hincapié en la ansiedad que le provoca, llevándola a la gula de comerse unas magdalenas al acabar la jornada.
Las palabras de Carmen han llegado a los compañeros, que probablemente tengan más delicadeza a partir de ahora cuando tengan que opinar. Lo importante son las ganas de la hija de la Campos, que no pierde la ilusión por seguir adelgazando.

Más contenido .....