Antonio Banderas ha contado en ‘El Hormiguero 3.0’ cómo está viviendo su particular confinamiento. El actor está pasando la cuarentena solo en su casa de Málaga, ya que su novia, Nicole Kimpel, no ha podido tomar un avión para reunirse con él. «Mi chica se quedó atrapada en Ginebra debido al cierre de fronteras, pero estoy aquí ‘apañao'», ha desvelado en su entrevista con Pablo Motos.

«Me dedico a las cosas del hogar. He fregado la cocina, he puesto una lavadora… Me estoy convirtiendo en una especia de Robinson Crusoe», bromeaba. Incluso le está dando tiempo a dedicarse a la cocina. «Hago películas muy raras y arroces muy ricos».

Al malagueño, el decreto del Estado de Alarma lo pilló en Madrid, donde rodaba una película con Penélope Cruz. «Estábamos trabajando juntos, llevábamos prácticamente tres semanas y queremos reanudarla lo antes posible. Pero viendo lo que estamos viendo será más tarde de lo que pensábamos. Han pasado muchas cosas», explicaba el andaluz.

Preocupado por sus negocios

El actor se ha mostrado preocupado por las consecuencias que tendrá la pandemia en la economía, así como en su faceta como empresario. «Tenía una compañera de ‘Chorus Line’ que estaba presentando la obra en Barcelona. Hay casi 90 personas afectados por este tema. En un restaurante que tengo en Málaga tengo son 180 trabajadores que tengo parados. No quiero protestar demasiado porque hay personas que están en situaciones peores que la mía. Esto lo va a sufrir mucha gente», ha confesado.

Banderas teme lo que sucederá en el futuro. «Son varias epidemias: virus, psicológica, económica, la de los oportunistas… A ver cómo salimos de este tsunami que se nos ha venido encima. Estamos en una situación tan extraña, tan impredecible. Hace una semana esto no existía en el país. Estamos un pantano del que no sabemos exactamente cómo se sale. Estoy acostumbrado a salvar muchos obstáculos en la vida, pero no puedo dar consejos a otros empresarios o a otros emprendedores porque no sé en qué situación ellos están. Creo que voy a poder aguantar», añadía.

Antonio Banderas abrió en 2019 un teatro en si ciudad natal: el Teatro del Soho Caixabank. Sobre este espacio, que puso en marcha con tanta ilusión, no sabe qué «No vamos a poder abrir el teatro de forma inmediata. Esto va a tener un proceso y en muchos momentos vamos a tener que ser fuertes y hay que atarse a los machos», subrayaba.

En estos días de confinamiento habla constantemente con la gente que forma parte de su musical. «Hablo mucho con mis bailarines y actores de ‘Chorus Line’. Hemos hecho un grupo humano muy potente, estamos muy unidos. En Málaga hablo con ellos prácticamente todos los días. Estamos pensando en cómo vamos a abrir y cómo vamos a tratar al público psicológicamente. Vamos a tomar muchas medidas en ese sentido. Estamos tratando de pensar en dos o tres meses. Sé que podemos ofrecer seguridad al público en términos de higiene y una serie de medidas que vanos a implantar». Ahora, admite, piensa mucho en «cómo voy a encajarme para salir de esto con ciertas garantías».

«Vamos a tener que ser fuertes»

Antonio banderas

En su charla con Pablo Motos, Banderas ha mostrado sus inquietudes. Pero tambien ha arrojado un mensaje de esperanza. «Soy un optimista patológico. Hay dos cosas fundamentales que saltan de esta crisis. Una de ellas es la vulnerabilidad. Somos muy vulnerables. Un bichito que no vemos zarandea el mundo entero. Es demasiado fácil, ¿verdad? Pero así es. Después está la necesidad que tenemos los unos de los otro. Hay muchas cosas negativas. La gente está sufriendo, hay gente que ha perdido la vida o a familiares», ha dicho.

El artista ha aprovechado su intervención en la pequeña trabajo para aplaudir la labor de los profesionales de la sanidad en España. «Me alucina ver el trabajo de los sanitarios. Se me saltan las lágrimas cada vez que veo las noticas y veo que están trabajando contra la pared. Si hay algo que no entiendo de esta crisis es la falta de equipo y no haberlo previsto con anterioridad. Que esta gente esté trabajando en las condiciones que están trabajando…».

Antes de su entrevista con Antonio Banderas, Pablo Motos compartía con la audiencia «un truco neurológico para estar alegres». El truco en cuestión consiste en apuntar cada noche en un cuaderno «cinco cosas buenas que te hayan pasado cada día. Hay que intentar no repetir. Si lo haces cada noche el ánimo mejora. Esta rutina dirige a tu cerebro hacia donde tú quieres andar. Si lo haces 28 días seguidos tu cerebro generará una cosa que se llama neurogénesis. Acabarás haciendo cosas que no pensabas a hacer». Habrá que tomar buena nota.

Foto a foto: todas las estrellas en la fiesta grande del cine español