La declaración de Amaia que puede volver en su contra a todos los fans de ‘OT’

Amaia Romero ha estado en 'La Resistencia' con David Broncano y sus palabras sobre los fans de 'Operación Triunfo' podrían no gustar a todo el mundo. Tuvo varios momentos en los que a punto estuvo de liarla, pero en otros se lanzó a la piscina sin miedo

Amaia Romero ganó ‘Operación Triunfo 2017’ y, además, fue elegida para representar a España en Eurovisión junto a Alfred, quien por aquel entonces era su pareja. El carácter inocente y a veces ingenuo de la navarra, unido a su espontaneidad y naturalidad, hicieron que la artista conquistase a millones de personas. Pero una de sus últimas frases podría salirle cara.

Amaia Romero la lía borracha en su último concierto

Amaia ha visitado el plató de ‘La Resistencia’, el programa en el que todos los invitados son preguntados por cuánto dinero tienen y cuánto sexo han practicado en el último mes. Como no podía ser de otra manera, David Broncano preguntó a su invitada por el tema y cuando la cantante estaba a punto de desvelar sus relaciones sexuales en los últimos 30 días cambió de opinión y pronunció unas palabras de las que no tardó en arrepentirse: «no voy a contestar a eso, que los fans de ‘OT’ están muy locos«. La respuesta dejó al presentador de lo más sorprendido y ella pronto reculó asegurando que sus seguidores eran geniales.

El comunicado que aclara el despiste de Amaia en los Premios Goya

Aunque la artista no quiso dar ninguna explicación a su actitud, todo apunta a que se refería a las reacciones que su ruptura con Alfred provocó entre los fans de ambos. El hecho de que su relación comenzara a la vista de toda la audiencia hizo que muchos seguidores vivieran el noviazgo de la pareja con una intensidad desmedida, algo que quedó patente en la desolación general que provocó su distanciamiento.

Además, la autora de ‘El Relámpago’ confesó que tenía más dinero del que debería teniendo en cuenta su edad y lo irresponsable que es con él. Aunque no quiso dar la cifra exacta, si matizó que tampoco era una cantidad desmedida.