La pedida de mano, la fecha de la ceremonia, el lugar… la colaboradora ha revelado algunos detalles de un «sí, quiero» truncado.


Marta López se ha sometido a una de sus noches más importantes en televisión. Después del tsunami de reacciones que ha provocado el conocido como ‘Melros Place’, la colaboradora ha contado toda su verdad en ‘Sábado Deluxe’. Engaños, infidelidades y una cara totalmente desconocida del que pensó era el gran amor de su vida, Alfonso Merlos. Su historia se vio truncada como consecuencia del sonado vídeo que se convirtió en viral grabado en la casa del periodista donde aparece, de forma inesperada, la reportera Alexia Rivas. La exconcursante de ‘Gran Hermano’ ha revelado todos los detalles de sus planes de boda truncados. 

«El mismo día que saltó el escándalo me dijo que seguía queriendo casarse conmigo», ha confirmado. Y es que su relación, aunque breve, ha sido muy intensa desde sus inicios. Quince días después de que comenzaran su idilio a finales del año pasado, él le compró un anillo de compromiso. Sus planes eran contundentes, incluso tenían fijada una posible fecha de boda para septiembre de 2021.

Además, Merlos tenía previsto pedir la mano de Marta cuando terminara el confinamiento. Le había dicho que iría a casa de su madre para cumplir con esta formalidad. Merlos quería casarse con ella y deseaba que la celebración tuviera lugar en la playa. Tenía pensados algunos detalles que le había confesado a su entonces pareja, como el vestido de la novia, o el peinado. Deseaba que el cabello de Marta estuviera suelto en la ceremonia.

«Le tengo cariño»

«Era super cariñoso», ha revelado sobre Merlos. Uno de los momentos clave de la noche ha ocurrido cuando le han preguntado si continuaba enamorada de su expareja. A pesar de que ha señalado que no lo estaba, el polígrafo ha confirmado que mentía: «Le tengo cariño», acertaba a decir. 

El culebrón de la cuarentena cuenta con un importante capítulo que podría esclarecer ciertos detalles. Respecto al fin de la relación, un momento en el que difieren las distintas partes, Marta ha confirmado que él jamás se lo planteó. Su versión es que rompieron cuando el sonado vídeo vio la luz y fue ella la que le dijo que se todo se acababa.

Los últimos días, la colaboradora ha estado en el ojo del huracán como protagonista de uno de los temas que más está dando que hablar en televisión. Sin embargo, reconoce que no está disfrutando con su notoriedad publica y desea acabar con la polémica: «Por mí se acaba aquí, no tengo nada más que decir». Intentaba firmar la paz con las siguientes palabras: «No quiero tener una guerra con él, por mí se acaba la guerra».