Tres días después de ser hospitalizado e intervenido, el presentador ha vuelto a ponerse al frente de ‘El Hormiguero’.


Hace apenas Pablo Motos ha sorprendido a la audiencia de ‘El Hormiguero 3.0’ al presentarse nuevamente en el plató después de su reciente operación. Y es que hace apenas tres días, el presentador de Antena 3 compartía con sus seguidores una noticia que muy pocos conocían: había pasado por quirófano para someterse a una delicada intervención.

«Estoy en el hospital. Me acaban de operar del hombro. Yo estoy muy bien, solo que me han metido un tubo en la garganta y duele un montón, pero todo ha salido fenomenal, así que el lunes estaré en el programa», decía a través de un vídeo subido a su cuenta de Instagram en el que se le podía ver en una cama de hospital con el brazo en cabestrillo. «Ha salido todo fenomenal y estoy bien. Gracias por estar ahí. Os veo el lunes en El Hormiguero», escribía en su post. En su publicación se escucha cómo una voz de mujer -quizás la de su esposa, Laura Llopis– que le recordaba: «¿Seguro? Todavía el médico no te ha dicho que se pueda».

Lo cierto es que al ver las imágenes de su hombro, nadie imaginaba que, en efecto, acudiría al trabajo con tanta rapidez. El de Requena cumplía su palabra y volvía al set con su brazo vendado y un estupendo estado físico. «Gracias a todos por vuestros cariño», comentaba, antes de compartir con la audiencia los memes más graciosos que habían circulado en internet a raíz de su operación. «Estoy bien, estoy perfecto. Si no me tiráis a una piscina… estoy perfecto», bromeaba.

Antena 3

En otro vídeo reciente, el presentador explicaba en detalle qué fue exactamente lo que le sucedió. «Muchísimas gracias por las muestras de cariño. Ya he visto los memes que habéis hecho en internet. Esta noche voy a empezar el programa con ellos. ¡Sois canela fina todos! Estoy mucho mejor. Me han operado del supraespinoso. Si queréis os explico un poco la operación, que está muy bien… Liman el hueso de arriba, el acromion. Te meten dos clavos en el hueso de abajo y cogen el tendón que se ha soltado, lo meten en el sitio y los dos clavos llevan tres hilitos y te lo dejan todo muy bonito. Liman tres huesos. Voy hecho una calamidad pero estoy de maravilla», comentaba.