Mónica Carrillo ya ha vuelto al trabajo y junto a Matías Prats ha bromeado y demostrado la fortaleza que posee, a pesar de haber pasado un cáncer.


Mónica Carrillo no da apenas detalles de su vida privada en sus redes sociales, procura ser sigilosa y tan solo centrarse en el plano profesional. Sin embargo, este fin de semana la presentadora de informativos quiso hacer una excepción. Con el fin de concienciar y dar naturalidad a lo que estaba sucediendo en su vida, la periodista explicó a todos su followers junto a tres impactantes fotografías en las que mostraba su evolución, que se había enfrentado a un carcinoma basocelular, un tipo de cáncer de piel localizado en la nariz que ya le ha sido extirpado. Por ello, tuvo que estar de baja y ha sido esta semana cuando se ha reincorporado al trabajo. Eso sí, no lo ha hecho sola, sino que ha contado con la compañía de Matías Prat con quien ha hecho varios chascarilllos sobre el momento que ha vivido estos meses. Y es que como ya dicen a veces todo es cuestión de actitud.

El presentador ha justificado ante la audiencia el motivo por el que su compañera Mónica Carrillo había estado ausente las últimas semanas, palabras con las que, además, ha elogiado su valentía. «Mi compañera Mónica Carrillo ha estado ausente durante un tiempo porque ha estado recuperándose de un carcinoma del cual está totalmente restablecida», comenzaba diciendo. Como señal de agradecimiento la periodista ha bromeado con Prats, gesto que demuestra que ante todo está positiva ante lo que venga. «Muchas gracias por guardarme la ausencia. Ahora ya sé que tengo un lado bueno y un lado malo. Y la baja ha sido, como tú dirías, de narices…», ha dicho entre carcajadas.

Tras carcajear y demostrar la complicidad que les une después de varios años trabajando mano a mano, Matías Prats cerró la conversación dejando claro que espera estar a su lado mucho más tiempo si cabe. «Nos quedan muchos informativos que hacer… Por lo menos hasta que te jubiles», ha dicho el popular periodista. A sus 43 años Mónica Carrillo está recuperada, pero sobre todo agradecida ante el aluvión de mensajes de apoyo y ánimo que ha recibido en las últimas horas. Han sido muchos los rostros conocidos y anónimos que han querido transmitirle el calor y la admiración que sentían y sienten todavía más hacia ella. Entre ellos Pastora Soler, Carlota Corredera, Carme Chaparro o Carlos Latre, quienes han agradecido a la periodista su valentía por dar visibilidad a la enfermedad vía redes sociales.

Fue el pasado mes de junio, justo en su primera salida tras el confinamiento cuando Mónica acudió al dermatólogo por una pequeña herida en su nariz que no terminaba de cicatrizar y que le estaba acompañando en los últimos meses. «Finalmente, el cirujano me confirmó que se trataba de un carcinoma basocelular, un tipo de cáncer de piel localizado en la nariz». Ese mismo día se lo extirparon y comenzó un periodo de recuperación que se ha prolongado hasta hoy con su reincorporación al trabajo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Si tienen un minuto les voy a contar una breve historia. 👇🏼 A principios de junio mi primera salida tras el confinamiento fue la visita al dermatólogo. El motivo: una pequeña herida que no terminaba de cicatrizar me acompañaba desde hacía un par de meses. Finalmente, el cirujano me confirmó que se trataba de un carcinoma basocelular, un tipo de cancer de piel localizado en la nariz. Aquel mismo día el doctor lo extirpó y comencé un lento periodo de recuperación hasta mi reincorporación al trabajo el día de hoy. Este verano atípico para todos lo ha sido también en este sentido para mí. Protección solar, apósitos, gorras y grandes dosis de paciencia y confianza en los médicos. En estas situaciones nos ponemos a prueba nosotros mismos y también las personas que nos rodean. Yo tengo la suerte de estar maravillosamente rodeada en lo personal y lo profesional, así que este apoyo ha sido total y fundamental para mí. Quienes me conocen saben que no soy dada a contar detalles de mi intimidad pero en esta ocasión creo que las redes pueden servir para dar visibilidad a cuestiones como ésta. La vida, como nosotros, está llena de imperfecciones que hacen que este juego sea apasionante. Aquí tenéis unas fotos de cómo ha sido mi evolución los últimos tres meses, sin filtros ni retoques. En ocasiones la vida nos da zarpazos. Creo firmemente que somos todo lo que nos ha hecho llegar hasta aquí. A partir de ahora, a mí me acompañará este arañazo en el rostro. Ya nos estamos acostumbrando y creo que incluso nos caemos bien. 👩🏼‍🎤 Me aplico la filosofía japonesa del kintsugi: el arte de reparar las fracturas de la cerámica con resina de oro para evidenciar que los defectos forman parte de nosotros y, en ocasiones, son las más grandes virtudes. Gracias por llegar leyendo hasta aquí, perdón por la chapa y por la ausencia este tiempo en la pantalla. Cuídense, vayan a revisión y protéjanse del sol. Salud. 🥰

Una publicación compartida de Mónica Carrillo (@monica_carrillo__) el

Si el país ha vivido un verano totalmente insólito marcado inevitablemente por la pandemia del coronavirus, para ella ha sido más atípico aún si cabe: «Protección solar, apósitos, gorras y grandes dosis de paciencia y confianza en los médicos». Ha reconocido que en tales situaciones «nos ponemos a prueba nosotros mismos y también las personas que nos rodean. Yo tengo la suerte de estar maravillosamente rodeada en lo personal y lo profesional, así que este apoyo ha sido total y fundamental para mí». Enseñanza que la comunicadora ha compartido con todos sus seguidores y que le ha ayudado a tener claro que la «vida, como nosotros, está llena de imperfecciones que hacen que este juego sea apasionante».

«En ocasiones la vida nos da zarpazos», indicaba, pero se mostraba optimista: «Creo firmemente que somos todo lo que nos ha hecho llegar hasta aquí.A partir de ahora, a mí me acompañará este arañazo en el rostro. Ya nos estamos acostumbrando y creo que incluso nos caemos bien».